Preguntas y Respuestas sobre Vacunas contra COVID-19

¿Sabía usted? 
  • Todas las personas mayores de 6 meses en los EE. UU. pueden recibir la vacuna contra COVID. No es necesario ser ciudadano o tener un estado de residencia legal para vacunarse.
  • La vacunación es la mejor manera de protegerse contra enfermedad severa debido de COVID-19. 
  • Los efectos secundarios de las vacunas contra COVID son similares a los de otras vacunas, como dolor en el brazo, dolor de cabeza, fiebre y fatiga. Si bien pueden ocurrir efectos secundarios graves, estos son extremadamente raros. Aun con estos efectos, los riesgos de COVID-19 todavía son más grandes que los riesgos de las vacunas. 
  • Las vacunas contra COVID-19 se probaron mediante estudios clínicos en miles de personas antes de ser autorizadas en los EE. UU. y hay varios sistemas en uso para asegurar que las vacunas siguen siendo seguras y efectivas. 
  • Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra COVID en su comunidad.

Es completamente comprensible tener preguntas sobre las nuevas vacunas contra el COVID-19. Este es un sitio web donde puede comenzar a obtener respuestas. Vea abajo. (Esta página se actualiza periódicamente. Visite con frecuencia.).

Share this content:
Vacunas contra COVID para bebés y niños: preguntas frecuentes

COVID es un riesgo para los niños pequeños. Las hospitalizaciones aumentaron considerablemente en niños pequeños durante la primera tanda de Ómicron en el invierno de 2021-22.

Ha habido más de 400 muertes por COVID en niños menores de 5 años.

Aunque el riesgo de hospitalización y muerte por COVID es menor en los niños que en los adultos, los niños aún corren el riesgo de contraer COVID. La pandemia mundial ha causado la muerte de millones de adultos. El hecho de que el número de muertes de adultos haya sido increíblemente alto, eso no significa que el impacto en los niños haya sido insignificante. Más de 400 familias ahora tienen sillas altas y asientos elevados vacíos en sus mesas cada mañana.

No podemos predecir qué niños tendrán una enfermedad grave a causa de una infección por COVID: más de la mitad de los niños que han sido hospitalizados no tienen ninguna condición médica crónica.

Ahora podemos prevenir la muerte de niños mayores de 6 meses por la vacunación. Hable con el proveedor médico de su hijo si es posible o visite vacunas.gov para ver las opciones de vacunas contra COVID más cercanas disponibles para sus hijos.

Sí, las vacunas contra COVID-19 son seguras para niños menores de 5 años.

Los estudios clínicos incluyeron a más de 9000 bebés y niños menores de 5 años, y más de 10 millones de niños de 5 a 11 años han sido vacunados contra COVID. No se identificaron nuevos problemas de seguridad graves en los estudios clínicos de miles de niños menores de 5 años.

La vacuna puede causar algunas reacciones temporales leves a moderadas que no son peligrosas. Los niños menores de 5 años experimentaron dolor y enrojecimiento por el sitio de la inyección, fiebre, dolores de cabeza, escalofríos y dolor muscular. Estas reacciones significan que el sistema inmunitario de su hijo está trabajando para protegerlo.

La dosis y el momento de aplicación de la vacuna se han desarrollado y probado específicamente para que sean seguras y efectivas en los niños más pequeños. La dosis se basa en la madurez del sistema inmunológico de su hijo, no en el tamaño de su hijo, por lo que se basa en la edad y no en el peso.

El riesgo de problemas del corazón como miocarditis y pericarditis es un efecto secundario muy raro de la vacuna que se ha observado especialmente en hombres adolescentes y parece ser muy bajo para niños menores de 5 años (menor que para adultos y adolescentes). No hubo casos en los estudios, y los expertos continuarán investigando este raro efecto secundario en el uso en el mundo real.

Tenemos más datos sobre la seguridad de las vacunas contra COVID-19 de los que NUNCA tendremos para la mayoría de los medicamentos, vitaminas o suplementos nutricionales.

Hable con el proveedor médico de su hijo si es posible. Los padres también pueden visitar vacunas.gov para ver las opciones de vacunas contra COVID más cercanas disponibles para sus hijos.

Todos los estados se aseguran de que las vacunas estén disponibles a través de los departamentos de salud pública en caso de que un niño no tenga un proveedor de atención médica personal o los proveedores no puedan almacenar la vacuna por algún motivo.

 

Sí, los niños pueden recibir la vacuna contra COVID al mismo tiempo que otras vacunas.

Los bebés y los niños menores de 5 años pueden recibir más de una vacuna a la vez cuando visitan a su proveedor de salud. Estas vacunas recomendadas brindan protección contra 14 enfermedades peligrosas, y ahora también contra COVID-19.

Muchas familias no recibieron las vacunas de rutina durante la pandemia, por lo que programar una cita con el proveedor de atención médica de su hijo para recibir la vacuna contra COVID-19 también es un buen momento para ponerse al día con las vacunas que les faltan.

Sí. La infección previa no protege tan bien contra una nueva infección, especialmente con las variantes del virus más nuevas como Omicron. Vacunarse aumenta la protección sin el riesgo que conlleva la infección.

Si su hijo se infectó con COVID, su próxima dosis de vacuna se puede retrasar 3 meses desde que comenzaron los síntomas o cuando dio positivo. Hable con su proveedor de atención para tomar la mejor decisión para su hijo.

¿Cuáles son las recomendaciones actuales sobre la vacuna contra COVID-19?

Actualmente se recomienda que todas las personas mayores de 6 meses, incluyendo las embarazadas, las recién embarazadas o las que estén amamantando, se vacunen contra el COVID-19. Obtenga una vacuna contra el COVID-19 tan pronto como pueda para protegerse a usted, al igual, proteger a sus seres queridos de una enfermedad grave de COVID.

La mayoría de las personas que han sido hospitalizadas o fallecieron a causa de COVID no estaban vacunadas.

Las vacunas contra el COVID-19, incluyendo las vacunas de refuerzo, son gratuitas para las personas que viven en los EE. UU., independientemente de su estatus migratorio o de seguro médico.

¿Quién es elegible para una vacuna de refuerzo?

Ahora se recomienda que todas las personas mayores de 5 años, incluyendo las embarazadas y las recién embarazadas, reciban una vacuna de refuerzo.

De acuerdo con las últimas recomendaciones de los CDC, puede recibir una dosis de refuerzo:

  • Si tiene 5 años o más y recibió la segunda dosis de su serie principal de la vacuna de Pfizer hace 5 meses o más.
  • Si tiene 18 años o más y recibió la segunda dosis de su serie primaria de la vacuna Moderna hace 5 meses o más.
  • Si tiene 18 años o más y recibió la dosis única de la vacuna de Johnson y Johnson (también conocida como Janssen) hace 2 meses o más.

No es necesario recibir la misma vacuna contra COVID que recibió originalmente. Pero los CDC recomiendan que todos reciban las vacunas de Pfizer o Moderna, si es posible y apropiado, en vez de la vacuna de Johnson y Johnson.  

Nota: La vacuna contra COVID de Johnson y Johnson solo está disponible para adultos.

¿Quién es elegible para una segunda vacuna de refuerzo?

De acuerdo con las últimas recomendaciones de los CDC, puede recibir una segunda dosis de refuerzo 4 meses después de la primera:

  • Si tiene 50 años o más
  • Si tiene 18 años o más y tiene un sistema inmunitario debilitado 
  • Si tiene 18 años o más y recibió dos dosis de Johnson y Johnson (también conocida como Janssen)
¿Necesito una dosis adicional de vacuna primaria contra COVID?

Si usted o su hijo (de 5 años o más) tiene un sistema inmunitario debilitado y recibió dos dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna o una dosis de la vacuna de Johnson y Johnson, puede recibir una dosis primaria adicional de la misma vacuna contra COVID, 28 o más días después. Esta dosis adicional de la vacuna contra COVID debe considerarse parte de su serie primaria de vacunas contra COVID (o la de su hijo). Esta dosis adicional debería ayudar a aumentar su inmunidad, que probablemente fue más baja que la de las personas con bajas defensas. 

Las personas con un sistema inmunitario debilitado TAMBIÉN deben recibir una vacuna de refuerzo al menos tres meses después de completar la serie de vacunas primarias.

Vacúnese y manténgase “al día”

Estar “al día” significa que una persona ha recibido todas las vacunas contra COVID-19 recomendadas, incluidas la(s) dosis de refuerzo cuando la persona es elegible.

“Completamente vacunado” significa que una persona ha recibido su serie primaria de vacunas contra COVID-19.

Los adultos de cualquier edad con ciertas afecciones médicas subyacentes tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades graves si contraen COVID-19. (Una enfermedad grave por COVID-19 significa ser hospitalizado, ser admitido en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), ser colocado en un ventilador para respirar por usted o la muerte).

Los adultos de cualquier edad con las siguientes condiciones de salud tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave por el virus que causa COVID-19:

  • Cancer
  • Enfermedad Renal
  • EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica)
  • Sindrome de Down
  • Afecciones cardiacas, Como Insuficiencia cardiaca, Enfermedad de las Arterias Coronarias O Miocardiopatías
  • Sistema Inmunológico debilitado por el trasplante de órganos sólidos
  • Obesidad (IMC de 30kg/m2 o más alto <40kg/m2
  • Obesidad severa (BMI >40 km/m2)
  • Embarazo
  • Enfermedad de células falciforme
  • De Fumar
  • Diabetes Mellitus Tipo 2

Según lo que los expertos médicos saben en este momento, los adultos de cualquier edad con las siguientes condiciones de salud podrían tener un mayor riesgo de contraer enfermedades graves debido a COVID-19:

  • Asma (moderada a grave)
  • Enfermedad cerebrovascular (afecta los vasos sanguíneos y el suministro de sangre al cerebro)
  • Fibrosis quística
  • Hipertensión o presión arterial alta
  • Sistema inmunológico debilitado por trasplante de sangre o médula ósea, inmunodeficiencias, VIH, uso de corticosteroides o uso de otros medicamentos que debilitan el sistema inmunológico
  • Condiciones neurológicas, como la demencia
  • Enfermedad del hígado
  • Sobrepeso
  • Fibrosis pulmonar (tejidos pulmonares dañados o con cicatrices)
  • Talasemia (un tipo de trastorno sanguíneo)
  • Diabetes mellitus tipo 1

No hay forma de saber con certeza cómo le afectará COVID-19. Es posible que tenga un caso leve o complicaciones graves que pongan en peligro su vida. Aunque es posible que tenga unos días incómodos después de vacunarse contra el COVID-19, es la forma más segura de ayudar a desarrollar la protección.

Además, si contrae COVID-19, también corre el riesgo de dárselo a sus seres queridos que pueden enfermarse gravemente o incluso morir a causa de la infección por COVID. (Más de 700,000 personas han muerto debido a COVID-19 solo en los EE. UU. Vea los números más recientes de casos y muertes por COVID).

La vacunación reduce el riesgo de enfermarse gravemente o morir a causa de COVID. Y también puede ayudar a reducir las posibilidades de transmitir el virus a otras personas.

Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra el COVID en su comunidad.

Los CDC están rastreando cuantas personas se han vacunado contra el COVID-19 en los Estados Unidos. Visite su rastreador de datos COVID haciendo clic aquí.

La Universidad de Medicina de Johns Hopkins también tiene un rastreador COVID-19 si tiene interés en la información de otros expertos médicos y de salud pública confiables.

Sí. Debe vacunarse, incluso si ya ha tenido una infección por COVID-19.

Si recibió tratamiento para los síntomas de COVID-19 con anticuerpos monoclonales o plasma de convalecencia, debe esperar 90 días antes de recibir la vacuna contra el COVID-19. Hable con su médico si no está seguro de los tratamientos que recibió o si tiene más preguntas sobre cómo recibir la vacuna contra el COVID-19.

¿Por qué necesito una vacuna contra el COVID-19 si ya tuve COVID?

Los expertos médicos aún no saben cuánto tiempo una estará protegido después de recuperarse de COVID-19. Incluso si ya se ha recuperado de COVID-19, es posible que pueda volver a infectarse con el virus que causa COVID-19.

Los expertos aún están aprendiendo más sobre cuánto tiempo protegen las vacunas contra el COVID-19 en condiciones del mundo real. Los CDC y sus socios mantendrán informado al público a medida que aprendan más.

Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra COVID en su comunidad.

Sí. Las embarazadas se deben vacunar contra el COVID. Las personas que están embarazadas tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave por COVID-19, incluida la enfermedad por COVID que resulta en la admisión a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI); colocación en un ventilador para ayudar con la respiración; y muerte. La vacunación reduce el riesgo de enfermarse gravemente o morir a causa de COVID.

Además, es posible que la vacunación durante el embarazo también podría proteger a su bebé. Informes recientes han demostrado que las personas que han recibido vacunas de ARNm de COVID-19 durante el embarazo (principalmente durante el tercer trimestre) han transmitido anticuerpos protectores a sus bebés, lo que podría ayudar a protegerlos después del nacimiento.

Miles de embarazadas se han vacunado contra el COVID y investigaciones muestran que la vacunación contra el COVID es segura para embarazadas y para sus bebés.

Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra el COVID en su comunidad.

Aunque las mujeres embarazadas no participaron en los estudios clínicos de la vacuna contra el COVID-19, los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) tienen varios sistemas para monitorear la seguridad de las mujeres embarazadas que eligen vacunarse (y la seguridad de sus bebés) .

Los primeros datos de estos sistemas no encontraron ningún problema de seguridad para las embarazadas que fueron vacunadas o para sus bebés. La mayoría de los embarazos informados en estos sistemas están en curso, por lo que se necesitan más datos de seguimiento para las personas vacunadas justo antes o al comienzo del embarazo. Los CDC y la FDA continuarán realizando un seguimiento de las personas vacunadas durante todos los trimestres del embarazo para comprender los efectos de la vacuna contra el COVID en el embarazo y en los bebés.

Los sistemas de seguimiento incluyen:

  • Sistema de notificación de eventos adversos de vacunas (VAERS): el sistema nacional al que los profesionales de la salud, los fabricantes de vacunas y el público pueden informar sobre posibles efectos secundarios o problemas de salud que ocurren después de la vacunación. Los científicos investigan informes de eventos que son inesperados, parecen ocurrir con más frecuencia de lo esperado o tienen patrones inusuales. El sistema VAERS tiene una pregunta para identificar a las personas embarazadas (pregunta 8). Los médicos de los CDC revisan todos los informes de embarazo relacionados con las vacunas contra el COVID-19.
  • V-safe El Registro de la Vacuna contra el COVID-19 Durante el Embarazo– V-safe es un nuevo comprobador de salud posterior a la vacunación basado en teléfonos inteligentes para las personas que reciben las vacunas contra el COVID-19. El Registro de la Vacuna contra el COVID-19 Durante el Embarazo es un registro para recopilar información de salud adicional de participantes del sistema V-safe que están embarazadas en el momento de la vacunación o recibir una prueba de embarazo positiva después de la vacunación. Esta información ayuda al CDC a monitorear la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 en personas embarazadas.
  • Vaccine Safety Datalink (VSD): una red de nueve organizaciones de atención médica integradas en los Estados Unidos que monitorean y evalúan la seguridad de las vacunas. El sistema también se utiliza para ayudar a determinar si los posibles efectos secundarios identificados con VAERS están realmente relacionados con la vacunación. A través de VSD, los CDC estudiarán:
    • Recuentos y tasas semanales de vacunación contra el COVID-19 en embarazadas
    • Aborto espontáneo y muerte fetal que ocurre entre las personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19 durante el embarazo
    • Resultados adversos en el embarazo después de la vacunación contra el COVID-19, que incluyen:
      • Complicaciones del embarazo
      • Resultados de nacimiento
      • Resultados infantiles durante el primer año de vida (incluye muerte infantil, defectos de nacimiento y trastornos del desarrollo)
    • Proyecto de Evaluación de la Seguridad de la Inmunización Clínica (CISA): una colaboración entre los CDC y siete centros de investigación médica para brindar consultas de expertos sobre casos individuales de eventos adversos después de la vacunación y realizar estudios de investigación clínica sobre la seguridad de las vacunas. CISA implementará un estudio de investigación clínica sobre la seguridad de la vacuna contra el COVID-19 entre personas embarazadas en tres sitios. El estudio:
      • Inscriba a las personas embarazadas que planean recibir la vacuna contra el COVID-19. Las vacunas contra el COVID-19 se administrarán como parte del estudio
      • Recopila información de salud materna de referencia, incluso si tenían previamente COVID-19.
      • Sigue a las personas durante el embarazo y durante tres meses después del parto.
      • Sigue a los bebés durante sus primeros tres meses de vida
    • Estudio de defectos congénitos para evaluar la exposición al embarazo (BD-STEPS): este estudio en curso recopila información, incluida información sobre la vacunación COVID-19, de personas que han estado embarazadas recientemente para comprender las posibles causas de los defectos congénitos y cómo prevenirlos.

Aunque la mayoría de los niños con COVID-19 tienen síntomas leves o ningún síntoma, los niños pueden enfermarse gravemente a causa de COVID. Aquellos que se enfermen gravemente por COVID podrían necesitar ser hospitalizados. En casos raros, podrían morir.

Los niños con COVID-19, con o sin síntomas, también pueden transmitir el virus que causa COVID-19 a otras personas. Los bebés menores de 1 año y los niños con ciertas afecciones subyacentes pueden tener más probabilidades de tener una enfermedad grave por COVID-19.

Síndrome inflamatorio multisistémico en niños

Si bien la mayoría de los niños con COVID-19 tienen síntomas leves o ningún síntoma, los niños pueden enfermarse gravemente a causa de COVID. Aquellos que se enfermen gravemente por COVID podrían necesitar ser hospitalizados. En casos raros, podrían morir.

Los niños con COVID-19, con o sin síntomas, también pueden transmitir el virus que causa COVID-19 a otras personas. Los bebés menores de 1 año y los niños con ciertas afecciones subyacentes pueden tener más probabilidades de tener una enfermedad grave por COVID-19.

Síndrome inflamatorio multisistémico en niños

Los expertos médicos y de salud pública están investigando una afección médica rara, pero grave, asociada con COVID-19 en niños, llamada Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños (MIS-C). Desafortunadamente, los expertos aún no saben qué causa MIS-C ni quién tiene un mayor riesgo de desarrollarlo.

¿Debería mi hijo recibir la vacuna contra el COVID-19?

Los CDC recomiendan que todos a partir de 6 meses en los EE. UU. reciban la vacuna contra el COVID-19. Su proveedor de salud puede compartir más información sobre las vacunas y si son buenas opciónes para su hijo específicamente.

Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra el COVID en su comunidad.

No. Según los CDC, las personas actualmente enfermas de COVID-19 que tienen síntomas deben esperar a vacunarse hasta que sus síntomas desaparezcan y ya no se aíslen (se mantengan alejados de los demás, incluso cuando estén en casa). Más concretamente, debe esperar a vacunarse contra el COVID-19 hasta que:

  • Han pasado al menos 10 días desde el inicio de los síntomas de COVID-19
  • Han pasado al menos 24 horas desde la resolución de la fiebre sin el uso de medicamentos antifebriles (por ejemplo, Advil, Tylenol, Motrin, etc.)
  • Sus otros síntomas de COVID-19 han mejorado

Las personas que resultaron positivo en la prueba de COVID-19, pero no tienen síntomas, también deben esperar hasta que dejen de aislarse antes de vacunarse. Más concretamente, debe esperar a vacunarse contra el COVID-19 hasta que:

  • Han transcurrido 10 días desde la fecha en que tuvo la prueba de COVID-19 positivo. (Si desarrolla síntomas después de dar positivo, siga las orientaciones para las personas están enfermas con COVID-19 y tienen síntomas).

Sí. Según los CDC, aún puede recibir una vacuna contra el COVID, si ha tenido alguna de las siguientes condiciones de salud:

  • Condiciones inmunosupresoras o personas que toman medicamentos o terapias inmunosupresores (hable con su médico sobre el momento de recibir la vacuna contra el COVID)
  • Condiciones autoinmunes
  • Historia del síndrome de Guillain-Barré (SGB)
  • Una historia de parálisis de Bell
  • Una historia de uso de rellenos dérmicos
Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra el COVID en su comunidad.
Encontrar Vacunas Contra COVID-19 En Su Comunidad

Todas las personas mayores de 6 meses ahora son elegibles para recibir una vacuna contra el COVID-19 y las vacunas ahora están disponibles más ampliamente. Obtenga una vacuna contra COVID-19 tan pronto como pueda.

Cada estado / territorio (o ciudad o condado) decide exactamente cómo / cuándo / dónde se administra la vacuna contra COVID-19. Haga clic aquí para encontrar una vacuna contra COVID-19 cerca de usted.

También puede consultar:

  • Vacunas.gov para ver dónde están disponibles las citas de vacunación contra el COVID-19 en su área. En algunos estados, la información puede ser limitada mientras se agregan más proveedores de vacunación y farmacias).
  • El sitio web de su farmacia local para ver si hay citas disponibles para la vacuna contra COVID. La mayoría de las farmacias utilizan sistemas de programación en línea para programar las visitas de vacunación para las personas elegibles en función de su suministro limitado de vacunas disponible.
  • Las noticias locales. Es posible que tengan información sobre cómo obtener una vacuna cerca de usted.
Aprender Más Sobre Vacunas Contra COVID-19 y Cómo Funcionan

Ahora hay tres vacunas contra COVID-19 que han sido autorizadas para uso de emergencia en los EE. UU.: Pfizer, Moderna y Johnson y Johnson (Janssen). Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las vacunas contra COVID de Pfizer o Moderna se deben usar en vez de la vacuna de Johnson y Johnson, cuando es posible y apropiado. Pero se ha demostrado que las tres vacunas contra COVID-19 disponibles en los EE. UU. son altamente efectivas para prevenir enfermedades graves debido a COVID-19.

¿Qué vacuna debo recibir si soy menor de 18 años?

Las vacunas de Pfizer y Moderna son las únicas vacunas contra el COVID-19 (actualmente autorizada para su uso en los EE. UU.) que se recomiendan para personas mayores de 6 meses. Por ahora, la vacuna contra el COVID de Johnson y Johnson no es recomendada para personas menores de 18 años.

Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra el COVID en su comunidad.

Las primeras dosis de las vacunas contra el COVID-19 aprobadas para uso de emergencia por la FDA (creadas por Pfizer-BioNTech y Moderna) son vacunas de ARN mensajero (ARNm).

Una vacuna de ARNm es un nuevo tipo de vacuna que protege contra enfermedades infecciosas. Las vacunas de ARNm enseñan a nuestras células cómo producir una proteína, o una parte de una proteína, que desencadena una respuesta inmune (anticuerpos) en nuestro cuerpo. Estos anticuerpos luego nos protegen de futuras infecciones.

Específicamente, las vacunas de ARNm de COVID-19 le dicen a nuestras células que produzcan una pieza inofensiva de la “proteína de pico”. Las proteínas de pico son los “picos” rojos que se ven en la superficie del coronavirus (Mire la imagen abajo).

Nuestro sistema inmunológico ve que la proteína no pertenece allí y esto hace que nuestro cuerpo comience a desarrollar nuestra respuesta inmunológica y a producir anticuerpos, como lo que sucede cuando contraemos “naturalmente” una infección por COVID-19. Nuevamente, son estos anticuerpos los que nos protegen la próxima vez que entremos en contacto con COVID-19.

¿Puedo contraer la enfermedad COVID por la vacuna contra COVID-19?

No. Las vacunas contra COVID-19 elaboradas con ARNm no pueden darle COVID. Las vacunas de ARNm no usan el virus vivo que causa COVID-19, lo que significa que la vacuna no puede causarle COVID.

¿El ARNm permanecerá en mi cuerpo después de recibir la vacuna?

No, nuestras células se descomponen y eliminan el ARNm poco después de que ha sido reconocido y traducido para producir la proteína que desencadena la respuesta inmunitaria de nuestro cuerpo.

¿Por qué querría recibir una vacuna en lugar de simplemente obtener la inmunidad natural que proviene de contraer la enfermedad? ¿No es mejor?

El beneficio de las vacunas de ARNm, como todas las vacunas, es que obtiene protección contra una enfermedad sin tener que correr el riesgo de sufrir las consecuencias graves y, a veces, mortales de enfermarse con COVID-19.

La vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson se desarrolló utilizando tecnología de vectores virales.  La vacuna utiliza una versión inofensiva de un virus diferente (Adenovirus) que se ha combinado con el gen de la proteína de espiga del coronavirus. (Las proteínas de espiga son lo que se ve en la superficie del coronavirus. Véase la imagen de abajo).

Cuando recibe la vacuna Johnson y Johnson contra el COVID-19, el virus Adenovirus modificado entra en su célula y comparte con ella las instrucciones para crear una pieza inofensiva de la “proteína de espiga”. Su célula entonces crea y muestra la proteína pico en su superficie.  Su sistema inmunitario ve que la proteína no pertenece a ese lugar y esto hace que tu cuerpo empiece a crear una respuesta inmunitaria y a fabricar anticuerpos para luchar contra lo que cree que es una infección por COVID-19. Son estos anticuerpos los que le protegen la próxima vez que entre en contacto con el virus que causa COVID-19.

Otros datos sobre la vacuna Johnson & Johnson contra el vector viral COVID-19

  • No puede provocar COVID-19 ni otras infecciones.
    • El Adenovirus (el vector viral) utilizado en la fabricación de la vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson fue modificado por los investigadores para que no pueda replicarse en su cuerpo ni causar enfermedades. Es inofensivo.
  • No puede cambiar nuestro ADN.
  • La tecnología de vectores virales no es nueva.

Aunque no es muy común, algunas personas pueden desarrollar tipos serios de coágulos de sangre después de recibir la vacuna contra el COVID de Johnson y Johnson. Por esa razón, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las vacunas contra el COVID de Pfizer o Moderna se deben usar en vez de la vacuna de Johnson y Johnson, cuando es posible y apropiado.

Aun así, la gran mayoría de gente que recibió la vacuna de Johnson y Johnson no tendrán este raro riesgo. Es importante reconocer que la vacuna todavía ofrece una buena protección contra una enfermedad severa por causa de COVID-19. Cómo COVID puede ser muy peligroso para cualquier persona, vacunarse (incluso con la vacuna de Johnson y Johnson) es más seguro que enfermarse por COVID.

¿Qué debo hacer si me vacuné contra el COVID de Johnson y Johnson?

Si recibió la vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson en las últimas 3 semanas, busque atención médica de inmediato si se presentan algunos de los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza intenso (especialmente cuando aparece 6 o más días después de la vacunación)
  • dolor de espalda
  • nuevos síntomas neurológicos
  • dolor abdominal severo
  • dificultad para respirar
  • hinchazón en las piernas
  • pequeñas manchas rojas en la piel
  • moretones nuevos

Tenga en cuenta que es COMÚN padecer de síntomas similares a los de la gripe — como fiebre, dolor de cabeza, cansancio, náuseas y dolor articular / muscular — DURANTE LA PRIMERA SEMANA después de recibir cualquier vacuna contra el COVID-19. Estos efectos secundarios son comunes y una señal de que la vacuna está funcionando. Pero si usted tiene alguna duda sobre los síntomas que está padeciendo, favor de hablar con un profesional de salud.

Todas las personas que recibieron una vacuna contra el COVID-19 deben inscribirse en V-Safe – Verificador de salud después de la vacunación de los CDC. Su participación ayuda a los profesionales de salud pública a verificar la seguridad de las vacunas contra el COVID y asegurar que las recomendaciones continúen protegiendo a la mayor cantidad de personas posible.

El síndrome de Guillain-Barré (SGB — o GBS por sus siglas en inglés) es poco común, pero posible, después de la vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson (JyJ). Después de revisar cuidadosamente los datos, los expertos afirman que los beneficios de la vacuna contra el COVID de JyJ superan los riesgos de SGB pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las vacunas contra el COVID de Pfizer o Moderna se deben usar en vez de la vacuna de Johnson y Johnson, cuando es posible y apropiado.

Es importante saber lo siguiente: 

  • SGB es poco común. De aproximadamente 12.5 millones de dosis de la vacuna contra el COVID de JyJ administradas en los EE. UU. Solo ha habido 100 reportes sobre SGB después de la vacunación
  • Pero está sucediendo más de lo esperado, especialmente entre los hombres de 50 a 64 años. Casi todos los casos aparecieron dentro de los 42 días después de la vacunación.
  • Los datos no muestran un mayor riesgo de contraer SGB después de recibir las vacunas contra el COVID-19 de Moderna o Pfizer-BioNTech.
  • Los expertos continúan recomendando la vacuna contra el COVID de J&J para personas mayores de 18 años porque incluso con este riesgo, la vacuna puede salvar vidas. 
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) y Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades CDC se toman muy en serio la seguridad de las vacunas y continuarán monitoreando los informes de SGB luego de la vacunación con la vacuna contra el COVID-19 de J&J.
¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré (SGB)?

El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es un trastorno neurológico en el que el sistema inmunológico del cuerpo ataca accidentalmente a las células nerviosas. El SGB puede variar desde un caso leve de debilidad breve hasta un caso grave de parálisis. Afecta a aproximadamente 3,000 a 6,000 personas cada año en los EE. UU., generalmente debido a un virus gastrointestinal o una enfermedad respiratoria, como la gripe o COVID-19. Aunque es una afección grave, muchas personas se recuperan por completo del SGB.

¿Cuáles son los síntomas de SGB?

Las personas que recibieron la vacuna contra el COVID de J&J deben buscar atención médica de inmediato si desarrollan alguno de los siguientes síntomas:

  • debilidad u hormigueo, especialmente en las piernas o los brazos, que empeora y se extiende a otras partes del cuerpo
  • dificultad para caminar
  • dificultad con los movimientos faciales, como hablar, masticar o tragar
  • visión doble o incapacidad para mover los ojos
  • dificultad con el control de la vejiga o la función intestinal

En la mayoría de las personas que informaron síntomas de SGB después de la vacunación, los síntomas comenzaron dentro de los 42 días después de recibir la vacuna.

Primero, es importante señalar que la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca no está actualmente autorizada para su uso en los Estados Unidos.

El subcomité COVID-19 del Comité Asesor Global sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha revisado informes de casos raros de coágulos sanguíneos graves con plaquetas bajas después de la vacunación (ahora conocido como “Trombosis con síndrome de trombocitopenia” o “TTS ”) Después de recibir la vacuna AstraZeneca COVID-19 (conocida como Vaxzevria y Covishield).

En su declaración del 16 de abril, la OMS declaró:

Según los últimos datos disponibles, el riesgo de STT con las vacunas Vaxzevria y Covishield parece ser muy bajo. Los datos del Reino Unido indican que el riesgo es de aproximadamente cuatro casos por cada millón de adultos vacunados (1 caso por cada 250 000), y se calcula que en la Unión Europea es de aproximadamente 1 caso por cada 100 000. Los países que están evaluando el riesgo de STT después de la vacunación contra el COVID-19 deben realizar un análisis de los riesgos y beneficios que tenga en cuenta las características epidemiológicas locales (incluida la incidencia y la mortalidad por COVID-19), los grupos de edad que se prevé vacunar y la disponibilidad de otras vacunas.

Se han notificado casos de miocarditis y pericarditis después de la vacunación con las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer y Moderna. La mayoría de estos casos notificados han ocurrido en hombres jóvenes menores de 30 años, y después de la segunda dosis de la vacuna contra el COVID en comparación con la primera.

Si bien estos problemas cardíacos pueden parecer muy aterradores, la miocarditis y la pericarditis pueden ser leves y tratables. De hecho, de los que desarrollaron enfermedades cardíacas después de vacunarse, al menos el 79% (4 de cada 5 personas) se han recuperado por completo con descanso y medicación.

¿Qué son exactamente la miocarditis y la pericarditis?
  • La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco.
  • La pericarditis es una inflamación del revestimiento exterior del corazón.

Los síntomas de estas dos afecciones cardíacas pueden incluir:

  • Dolor en el pecho
  • Respiración dificultosa
  • Sensación de tener un corazón que late rápidamente, que palpita o que late con fuerza, o que el corazón siente que late con un patrón inusual

Si usted o un miembro de su familia comienzan a sentir alguno de los síntomas enumerados anteriormente, comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato. Asegúrese de informarles si ha recibido la vacuna Pfizer o Moderna COVID-19 durante la última semana.

¿Qué debo esperar cuando reciba mi vacuna contra COVID-19? ¿Tendré efectos secundarios?

Esto es lo que puede esperar cuando vaya a su cita para la vacuna contra el COVID-19:

  • Cuando reciba la vacuna, tanto usted como su proveedor de vacunas deberán usar máscaras que cubran su nariz y boca. Además, asegúrese de mantenerse a 6 pies de distancia de los demás mientras esté dentro de la clínica de vacunas y en las filas.
  • Debería recibir una tarjeta de vacunación que le indique qué vacuna contra el COVID-19 (de Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson) recibió, la fecha en que la recibió y dónde la obtuvo. Conserve su cartilla de vacunación.
  • Debería recibir una hoja de datos que le brinde más información sobre la vacuna contra el COVID-19 específica que se le ofrece. Cada vacuna contra el COVID-19 autorizada tiene su propia hoja de datos que contiene información para ayudarlo a comprender los riesgos y beneficios de recibir esa vacuna específica. Vea las hojas de datos de las tres vacunas contra el COVID autorizadas para uso en los EE.UU.:
  • Después de recibir la inyección, todas las personas que reciben la vacuna contra el COVID-19 deben ser monitoreadas en el lugar (15 a 30 minutos) para asegurarse de que no tengan reacciones alérgicas. (Una reacción alérgica inmediata ocurre dentro de las 4 horas posteriores a la vacunación y podría incluir síntomas como urticaria, hinchazón y sibilancias).
  • En su cita de vacunación, pregúntele a su proveedor de vacunas acerca de registrarse en V-SAFE, que es la herramienta gratuita de los CDC que usa mensajes de texto para comunicarse con usted después de recibir la vacuna contra el COVID-19. V-SAFE también le recuerda que debe recibir su segunda dosis si la necesita. Si recientemente recibió su vacuna contra el COVID, pero aún no se ha registrado en V-SAFE, haga clic aquí para registrarse.

Las dosis de la vacuna contra el COVID-19 se administrarán de forma gratuita para todos en los EE.UU. independientemente de su estado migratorio o de seguro médico.

Los proveedores de vacunas podrán cobrar una tarifa de administración por administrar la inyección de COVID a alguien. Sin embargo, las personas que reciben la vacuna contra el COVID no tienen que pagar esta tarifa de su propio bolsillo. En cambio, los proveedores de vacunas pueden obtener el reembolso de esta tarifa por parte del seguro público de su paciente (por ejemplo, Medicaid, Medicare, CHIP) o la compañía de seguros privada. Para los pacientes sin seguro, los proveedores de vacunas pueden obtener el reembolso de la tarifa de administración de la vacuna a través del Fondo de Ayuda para Proveedores de la Administración de Recursos y Servicios de Salud (HRSA). A nadie se le puede negar una vacuna si no puede pagar la tarifa de administración de la vacuna.

Los proveedores de vacunación COVID-19 no pueden:

  • Cobrarle por la vacuna contra el COVID-19
  • Cobrarle cualquier tarifa administrativa, copagos o coseguro.
  • Negar la vacuna contra el COVID a cualquier persona que no tenga seguro médico, seguro insuficiente o esté fuera de la red.
  • Cobrar una visita al consultorio u otra tarifa al destinatario si el único servicio proporcionado es una vacuna contra el COVID-19
  • Requerir servicios adicionales para que una persona reciba una vacuna contra el COVID-19; Sin embargo, se pueden proporcionar servicios de atención médica adicionales al mismo tiempo y facturarlos según corresponda.
Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra el COVID en su comunidad.

Antes de recibir la vacuna contra el COVID-19

Los CDC no recomiendan tomar medicamentos para el dolor o para reducir la fiebre como ibuprofeno (por ejemplo, Advil) o acetaminofeno (por ejemplo, Tylenol) ANTES de recibir la vacuna contra el COVID-19.

Después de recibir la vacuna contra el COVID-19

Si se siente incómodo o tiene dolor DESPUÉS de recibir la inyección, los CDC sugieren que hable con su médico sobre la posibilidad de tomar medicamentos de venta libre, como ibuprofeno (por ejemplo, Advil o Motrin), acetaminofén (por ejemplo, Tylenol), aspirina, o antihistamínicos (por ejemplo, Benadryl). Puede tomar estos medicamentos para aliviar los efectos secundarios posteriores a la vacunación si no tiene otras razones médicas que le impidan tomar estos medicamentos con normalidad.

Otras formas de ayudar a reducir el dolor y la incomodidad:

  • Si tiene dolor en el brazo donde recibió la inyección, los CDC sugieren que aplique un paño limpio, fresco y húmedo sobre el área, o use / ejercite el brazo.
  • Para reducir las molestias causadas por la fiebre, beba muchos líquidos y vístase con ropa ligera.

Es posible que tenga algunos efectos secundarios después de recibir una o ambas dosis de la vacuna contra el COVID-19 (inyección), y eso es totalmente normal.

Aunque los efectos secundarios después de vacunarse contra el COVID pueden ser incómodos, generalmente son leves, temporales y nada comparados con lo enfermo que podría enfermarse con COVID-19. Además, las reacciones suelen ser una señal de que su cuerpo está respondiendo a la vacuna.

Las reacciones a la vacuna contra el COVID-19 pueden variar, según su edad, qué producto de vacuna está recibiendo (vacuna de Pfizer, vacuna de Moderna, etc.) y si es su primera o segunda dosis de vacuna contra el COVID.

Es posible que tenga una o más de las siguientes reacciones después de recibir la primera o segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19.

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón donde recibió la inyección
  • Cansancio (fatiga)
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Dolor articular
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del lado donde se vacunó

Estos posibles efectos secundarios generalmente ocurren dentro de los 3 días posteriores a la vacunación y solo deben durar unos pocos días. No todas las personas que se vacunan tendrán efectos secundarios. Algunas personas se vacunan y se sienten bien. Pero si está preocupado o si tiene otras reacciones después de recibir la vacuna, llame a su médico de inmediato.

Cómo manejar los efectos secundarios

Los CDC no recomiendan tomar medicamentos para el dolor o para reducir la fiebre como ibuprofeno (por ejemplo, Advil) o acetaminofeno (por ejemplo, Tylenol) antes de recibir la vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, si se siente incómodo o tiene dolor después de la primera o segunda dosis de la vacuna, hable con su médico sobre la posibilidad de tomar un medicamento de venta libre como ibuprofeno (por ejemplo, Advil) o acetaminofén (por ejemplo, Tylenol). Para reducir el dolor y la incomodidad en el brazo donde recibió la inyección, los CDC sugieren que aplique un paño limpio, fresco y húmedo sobre el área, o use / ejercite su brazo. Para reducir las molestias causadas por la fiebre, beba muchos líquidos y vístase con ropa ligera.

¿Qué debo hacer si me vacune contra el COVID de Johnson y Johnson?

Si recibió la vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson en las últimas 6 semanas, busque atención médica de inmediato si se presentan algunos de los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza intenso (especialmente cuando aparece 6 o más días después de la vacunación)
  • dolor de espalda
  • nuevos síntomas neurológicos
  • dolor abdominal severo
  • dificultad para respirar
  • hinchazón en las piernas
  • pequeñas manchas rojas en la piel
  • moretones nuevos

Tenga en cuenta que es COMÚN padecer de síntomas similares a los de la gripe — como fiebre, dolor de cabeza, cansancio, náuseas y dolor articular / muscular — DURANTE LA PRIMERA SEMANA después de recibir cualquier vacuna contra el COVID-19. Estos efectos secundarios son comunes y una señal de que la vacuna está funcionando. Pero si usted tiene alguna duda sobre los síntomas que está padeciendo, favor de hablar con un profesional de salud.

Todas las personas que recibieron una vacuna contra el COVID-19 deben inscribirse en V-Safe – Verificador de salud después de la vacunación de los CDC. Su participación ayuda a los profesionales de salud pública a verificar la seguridad de las vacunas contra el COVID y asegurar que las recomendaciones continúen protegiendo a la mayor cantidad de personas posible.

Monitoreo de la seguridad de la vacuna contra el COVID-19

Si alguien tiene una reacción alérgica grave después de recibir la vacuna contra el COVID, su proveedor de vacunación enviará un informe al Sistema de notificación de reacciones adversas a las vacunas (VAERS), un sistema de EE. UU. para informar eventos adversos. Cualquiera puede informar a VAERS. Los informes de efectos secundarios de la vacuna que son inesperados, que parecen ocurrir con más frecuencia de lo esperado o que tienen patrones inusuales son seguidos con estudios específicos.

No. Así como las personas pueden tener reacciones alérgicas a los medicamentos, es posible tener una reacción alérgica a las vacunas contra el COVID-19. No es común, pero algunas personas han tenido reacciones alérgicas graves después de recibir una vacuna contra el COVID-19.

Afortunadamente, cuando ocurren reacciones alérgicas, ocurren poco después de recibir la vacuna contra el COVID-19 y pueden ser manejadas por un proveedor de atención médica capacitado. A las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves se les pedirá que esperen 30 minutos después de recibir la inyección de COVID-19 para que puedan ser monitoreadas en caso de que tengan una reacción. Todas las demás personas serán monitoreadas durante unos 15 minutos después de recibir la vacuna.

Si recibe una vacuna contra el COVID-19 y cree que podría estar teniendo una reacción alérgica grave después de dejar a su proveedor de vacunación, busque atención médica de inmediato llamando al 911.

¿Quiénes pueden recibir la vacuna contra el COVID-19, incluso si tienen antecedentes de reacciones alérgicas? (Recomendaciones de los CDC)

  • Si tiene antecedentes de reacciones alérgicas graves no relacionadas con vacunas o medicamentos inyectables, como alergias a alimentos, mascotas, veneno, ambientales o al látex, aún puede vacunarse contra el COVID-19.
  • Si tiene antecedentes de alergias a medicamentos orales o antecedentes familiares de reacciones alérgicas graves, aún puede vacunarse contra el COVID-19.

¿Quién no debería recibir una vacuna contra el COVID-19 o debería preguntarle a su médico acerca de una vacuna contra el COVID-19 DIFERENTE? (Recomendaciones de los CDC)

  • Si ha tenido una reacción alérgica grave o una reacción alérgica inmediata, incluso si no fue grave, a cualquier ingrediente de una vacuna de ARNm COVID-19, no debe recibir ninguna de las vacunas de ARNm COVID-19 disponibles actualmente (las vacunas de Pfizer y Moderna son vacunas de ARNm).
  • Si ha tenido una reacción alérgica grave o no grave después de recibir la primera dosis de una vacuna de ARNm COVID-19, no debe recibir la segunda dosis.
  • Si no puede recibir la segunda inyección de una vacuna de ARNm porque tuvo una reacción alérgica a la primera inyección, pregúntele a su médico si debe recibir un tipo diferente de vacuna contra el COVID-19, como la vacuna contra el COVID de Johnson y Johnson (una vacuna de vector viral).
  • Si ha tenido una reacción alérgica grave o una reacción alérgica inmediata a cualquier ingrediente de la vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson (Janssen), no debe recibir la vacuna Johnson & Johnson. Pregúntele a su médico si debe recibir un tipo diferente de vacuna contra el COVID-19, como las vacunas de Pfizer o Moderna.
  • Si es alérgico al PEG, no debe recibir una vacuna contra el COVID-19 de ARNm (de Pfizer y Moderna)
    Pregúntele a su médico si puede recibir la vacuna de Johnson and Johnson (Janssen).
  • Si es alérgico al polisorbato, no debe recibir la vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson (Janssen).
    Pregúntele a su médico si puede recibir una vacuna de ARNm COVID-19.

Para aprender más sobre quién debe (o no debe) recibir vacunas específicas, lea las hojas informativas abajo:

Para aprender más sobre reacciones alérgicas después de las vacunas contra el COVID, visite los CDC.

No. Para la mayoría de las personas, los efectos secundarios después de recibir una dosis de la vacuna contra el COVID-19 no deberían ser peores que contraer una infección por COVID-19.

¿Pueden las vacunas causar efectos secundarios?

Como todos los medicamentos y vacunas, recibir una inyección de COVID-19 puede causar efectos secundarios. Si bien los efectos secundarios pueden ser molestos, generalmente son leves, temporales y generalmente ocurren dentro de los 3 días posteriores a la administración de la dosis de la vacuna. Los efectos secundarios deberían desaparecer por sí solos en una semana.

Las vacunas actúan impulsando las defensas de nuestro cuerpo (el sistema inmunológico) para producir anticuerpos que protegen nuestro cuerpo de los gérmenes. Ésa es una gran razón por la que le da fiebre y dolores corporales o se siente cansado cuando se enferma. Su sistema inmunológico está trabajando arduamente para proteger su cuerpo de estos gérmenes que pueden causar enfermedades graves.

Debido a que las vacunas inician el mismo proceso, es posible que tengan algunas de las mismas cosas, pero en un grado mucho menor.

¿Por qué las vacunas suelen ser más seguras para usted y para quienes lo rodean que contraer la enfermedad?

Afortunadamente, su sistema inmunológico no tendrá que trabajar tan duro para responder a una vacuna como lo haría si estuviera infectado con COVID-19 y, lo que es más importante, esos anticuerpos no tienen el riesgo adicional de enfermarse gravemente o hospitalizado como lo haría si contrae COVID-19.

Entonces, si bien es posible que tenga uno o dos días incómodos después de vacunarse, en realidad es una señal de que su cuerpo está produciendo esos importantes anticuerpos contra el COVID-19, y no serán tan malos como un caso “natural” de infección por COVID-19. puede ser. Si contrae COVID-19, también corre el riesgo de dárselo a sus seres queridos que pueden enfermarse gravemente. Vacunarse es una opción más segura.

Si usted está en los EE. UU., haga clic aquí o visite vacunas.gov/search para encontrar una vacuna contra el COVID en su comunidad.
Vacunas de Pfizer y Moderna (vacunas contra el COVID de ARNm)

Las vacunas de ARNm que han sido autorizadas para uso de emergencia en los EE.UU. (Pfizer y Moderna) necesitan 2 dosis para ser efectivas.

La primera dosis comienza a construir protección contra el COVID-19. Se necesita una segunda inyección 3 o 4 semanas después (según la vacuna contra el COVID que reciba) para obtener la mejor protección de la vacuna.

  • Las dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer deben administrarse con 3 semanas (21 días) de diferencia
  • Las dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Moderna deben administrarse con 4 semanas (28 días) de diferencia.

Se necesita tiempo para que su cuerpo desarrolle protección después de cualquier vacuna, por lo que tomará 2 semanas después de la segunda dosis de vacuna para que usted esté protegido / “completamente vacunado” contra el COVID-19. Deberá recibir ambas dosis del mismo tipo de vacuna contra el COVID-19 (creada por el mismo fabricante de vacunas).

Debe recibir su segunda dosis lo más cerca posible del intervalo recomendado de 3 o 4 semanas (pero no antes). Sin embargo, si es necesario, su segunda dosis puede administrarse hasta 6 semanas (42 días) después de la primera dosis, si es necesario.

¿Necesito una vacuna de refuerzo contra el COVID si ya me vacuné con la vacuna de Pfizer o Moderna?

Cualquier persona mayor de 5 años que tiene un sistema inmunológico comprometido o gravemente debilitado (por ejemplo, que reciba tratamiento para el cáncer o haya tenido un trasplante de órgano) que también ha recibido la vacuna de Pfizer o Moderna debe recibir una tercera dosis completa de la misma vacuna, después de 28 días. Nota: Las vacunas de Pfizer y Moderna son las únicas vacunas contra el COVID en los EE.UU. autorizadas para menores de 18 años.

Cualquier persona mayor de 5 años que originalmente recibió la vacuna de Pfizer o Moderna debe recibir una vacuna de refuerzo* contra el COVID-19, después de 6 meses de la segunda. Usted puede recibir cualquier vacuna de refuerzo, pero se deben usar las vacunas contra el COVID de Pfizer o Moderna en vez de la vacuna de Johnson y Johnson, cuando es posible y apropiado.

*Las vacunas de refuerzo de Pfizer o Johnson y Johnson son las mismas que las de la serie original. La vacuna de refuerzo de Moderna es de media dosis. 

**Recuerden: No es necesario recibir la misma vacuna contra el COVID que recibió originalmente. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las vacunas contra el COVID de Pfizer o Moderna se deben usar en vez de la vacuna de Johnson y Johnson, cuando es posible y apropiado. 

Vacuna de Johnson y Johnson (Janssen) (Vacuna de vector viral COVID-19)

La vacuna contra el COVID de Johnson y Johnson (Janssen) se fabrica utilizando tecnología de vectores virales y requiere 1 dosis. Se necesita tiempo para que su cuerpo desarrolle protección después de cualquier vacuna, por lo que tomará 2 semanas después de su inyección para que esté protegido / completamente vacunado contra el COVID-19.

¿Necesito una vacuna de refuerzo contra el COVID si ya me vacuné con la vacuna de Johnson y Johnson?

Cualquier persona mayor de 18 años que originalmente recibió la vacuna de Johnson y Johnson (también conocida como J y J o Janssen) debe recibir una vacuna de refuerzo*, después de 2 meses de la primera. Usted puede recibir cualquier vacuna de refuerzo, pero debe recibir la vacuna de refuerzo de Pfizer o Moderna si es posible y apropiado.

*Las vacunas de refuerzo de Pfizer o Johnson y Johnson son las mismas que las de la serie original. La vacuna de refuerzo de Moderna es de media dosis. Usted puede recibir cualquier vacuna de refuerzo.

**Recuerden: No es necesario recibir la misma vacuna contra el COVID que recibió originalmente. Los CDC recomiendan que las vacunas contra el COVID de Pfizer o Moderna se deben usar en vez de la vacuna de Johnson y Johnson, cuando es posible y apropiado. 

Las vacunas contra el COVID-19 no harán que la prueba sea positiva en las pruebas virales, que se utilizan para ver si tiene una infección actual por COVID-19.

Sin embargo, si su cuerpo desarrolla una respuesta inmune a COVID-19, qué es el objetivo de vacunarse, puede dar positivo en algunas pruebas de anticuerpos COVID. Las pruebas de anticuerpos muestran si ha tenido una infección previa por COVID-19 y que puede tener algún nivel de protección contra el virus. Actualmente, los expertos están analizando cómo la vacuna contra el COVID-19 puede afectar los resultados de las pruebas de anticuerpos.

Seguridad de la Vacuna

A pesar de que las vacunas contra el COVID-19 se están desarrollando más rápidamente de lo habitual, la seguridad de la vacuna sigue siendo una prioridad máxima en todas las fases del desarrollo de la vacuna, aprobación de la vacuna y monitoreo de la vacuna posterior a la aprobación.

Aunque los pasos se simplifican o se superponen, no se omite ninguno.

A continuación, se muestra lo que están haciendo los expertos médicos y de salud pública en los EE. UU. para asegurarse de que cualquier vacuna contra el COVID-19 aprobada en EE. UU. sea segura y funcione como se supone que debe hacerlo.

Estudios clínicos

Al igual que todas las demás vacunas en los EE. UU., los fabricantes / investigadores de vacunas prueban primero las candidatas a vacunas contra el COVID-19 en tres fases de estudios clínicos. El propósito de estos estudios es ver si los candidatos a vacunas son seguros y efectivos. Durante los estudios clínicos de Fase 3, los investigadores comparan la salud de quienes reciben la vacuna con la de quienes no. Esto ayuda a los investigadores a detectar efectos secundarios comunes y ver si los del grupo vacunado tienen menos probabilidades de enfermarse que los que recibieron un placebo. (Un placebo es una vacuna “falsa” inofensiva que se administra a la mitad de las personas en el estudios clínico. A las personas en el estudios clínico de la vacuna no se les informa si recibieron la vacuna real o el placebo), los estudios de la vacuna contra el COVID-19 realizados hasta ahora generalmente incluía a decenas de miles de personas, incluidas personas de color.

Los investigadores siguen vigilando a todas las personas en los estudios clínicos que reciben la vacuna durante al menos dos meses después de su última dosis para asegurarse de que no haya problemas persistentes o efectos secundarios que puedan ser causados ​​por la vacuna.

Comité Asesor y de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (VRBPAC) / FDA

Antes de ser aprobada para su uso en los EE. UU., el Comité Asesor y de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA (VRBPAC) decidió si cada vacuna contra el COVID-19 cumplía con su estándar de seguridad y eficacia. Si los beneficios conocidos y potenciales superan los riesgos conocidos y potenciales de la vacuna, la FDA puede hacer que las vacunas estén disponibles para su uso en los EE. UU. mediante aprobación o autorización de uso de emergencia (EUA).

Desde el 28 de febrero, la FDA ha aprobado tres vacunas contra el COVID-19 (de Pfizer-BioNTech, Moderna, y Johnson y Johnson) para autorización de uso de emergencia en los EE. UU.

Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) / CDC

Después de que cada vacuna contra el COVID-19 sea autorizada para uso de emergencia (EUA) o aprobada por la FDA, el ACIP se reunirá para revisar cuidadosamente la investigación científica disponible y hacer (o cambiar) recomendaciones para el uso de esa vacuna en particular. El Director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) revisará las recomendaciones de ACIP y decidirá si las hace o no “oficiales”.

Sistemas de monitoreo de seguridad de vacunas posteriores a la aprobación/autorización

Después de que la FDA autoriza cada vacuna contra el COVID-19 para uso de emergencia en los EE. UU., hay varios sistemas de monitoreo de seguridad de las vacunas que trabajan juntos para detectar posibles efectos secundarios más raros que pueden no haberse visto en los estudios clínicos de la vacuna.

Algunos de los sistemas de monitoreo de seguridad de las vacunas han existido durante mucho tiempo para monitorear la seguridad de las vacunas después de haber obtenido la licencia para su uso en la población de EE. UU. Éstos incluyen:

  • Sistema de notificación de reacciones adversas a las vacunas (VAERS): sistema de notificación de eventos adversos que ocurren después de la vacunación. Cualquiera puede informar a VAERS. Los informes de efectos secundarios que son inesperados, que parecen ocurrir con más frecuencia de lo esperado o que tienen patrones inusuales son seguidos con estudios específicos.
  • Vínculo de datos de seguridad de vacunas (VSD): una red de 9 organizaciones de atención médica que realiza investigaciones y vigilancia de vacunas. El VSD también se usa para determinar si los efectos secundarios identificados con VAERS están realmente relacionados con la vacunación.
  • Proyecto de Evaluación de la Seguridad de la Inmunización Clínica (CISA): una colaboración entre los CDC y 7 centros de investigación médica para brindar consultas de expertos sobre casos individuales y realizar estudios de investigación clínica sobre la seguridad de las vacunas.

También se están desarrollando o ampliando sistemas para agregar un control de seguridad adicional, lo que brinda al CDC, la FDA y otros la capacidad de evaluar la seguridad de la vacuna contra el COVID-19 en tiempo real y asegurarse de que las vacunas sean lo más seguras posible. Estos son:

  • V-SAFE: un nuevo verificador de salud posterior a la vacunación basado en teléfonos inteligentes para personas que reciben vacunas contra el COVID-19. V-SAFE utilizará mensajes de texto y encuestas web de los CDC para comunicarse con los beneficiarios de la vacuna en busca de problemas de salud después de la vacunación contra el COVID-19. El sistema también proporcionará seguimiento telefónico a cualquier persona que informe eventos adversos de importancia médica (importantes).
  • National Healthcare Safety Network (NHSN): un sistema de supervisión de instalaciones de cuidados intensivos y de cuidados a largo plazo con informes al VAERS.
  • El sistema de eficacia y seguridad de los productos biológicos (BEST) de la FDA y la iniciativa Sentinel de la FDA: sistemas que contienen datos administrativos y basados ​​en afirmaciones para la vigilancia y la investigación.
  • Base de datos de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS): la FDA y CMS colaborarán para monitorear la base de datos de CMS (incluye aproximadamente 650 mil residentes de hogares de ancianos).
  • Génesis: el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento otorgó una subvención a un equipo de investigadores con base en la Universidad de Brown para diseñar un sistema de monitoreo para identificar y rastrear los impactos adversos en la salud después de que los residentes de los asilos de ancianos reciben las vacunas contra el COVID-19.

Si se detectan problemas graves de seguridad, se tomarán medidas inmediatas para averiguar si el problema está relacionado con la vacuna contra el COVID-19 y determinar el mejor curso de acción.

Supervisión de la seguridad de las vacunas para veteranos
  • Almacén de Datos y Registros Médicos Electrónicos del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA): un sistema de registros médicos electrónicos y datos administrativos para la vigilancia activa y la investigación
  • Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Medicamentos de VA (VA ADERS): un sistema nacional de notificación de eventos adversos después de recibir medicamentos e inmunizaciones.
Monitoreo de la seguridad de las vacunas para miembros del ejército
  • Departamento de Defensa (DOD): Datos del DOD VAERS — informe de eventos adversos al VAERS para las poblaciones del DOD.
  • Vaccine Adverse Event Clinical System (VAECS): un sistema para el seguimiento de casos y la evaluación de eventos adversos después de la inmunización en poblaciones afiliadas al DOD y al DOD.
  • Registro de Salud Electrónico del DOD y Sistema de Vigilancia Médica de Defensa: un sistema de registro de salud electrónico y datos administrativos para la vigilancia activa y la investigación
Supervisión de la seguridad de las vacunas para las naciones tribales.
  • Servicio de Salud Indígena (IHS): Datos de IHS VAERS — notificación espontánea de eventos adversos al VAERS para poblaciones atendidas por IHS y establecimientos tribales.

No, no se puede contraer la enfermedad COVID por las vacunas.

Vacunas Contra el COVID-19 utilizando ARNm

Las vacunas de ARNm (como las de Pfizer y Moderna) no usan el virus vivo que causa COVID-19. Así que no es posible causar la enfermedad.

Vacunas Contra el COVID-19 del vector viral

La vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson es una vacuna de vector viral, pero no contiene el virus que causa COVID-19. Se usa otro tipo de virus inofensivo que no se puede replicar dentro del  cuerpo y tampoco puede causar enfermedad.

¿Estoy protegido tan pronto como me vacunen?

No. Usted no está protegido contra el COVID-19 inmediatamente después de recibir su(s) inyección(es). Su cuerpo necesita tiempo para desarrollar protección contra el COVID-19 después de vacunarse.

  • Si recibió la vacuna de Pfizer o Moderna, debe recibir ambas dosis recomendadas. Se considera que está “completamente vacunado” 2 semanas después de la segunda dosis.
  • Si recibió la vacuna Johnson y Johnson, solo se necesita una sola dosis. Se considera que está “completamente vacunado” 2 semanas después de la inyección.

Vacunarse no causará que usted contraiga o transmita COVID-19 a otras personas.

Sin embargo, es posible que aún pueda transmitir el virus a otras personas incluso después de que se haya vacunado. Aunque recibir la vacuna reduce sus probabilidades de enfermarse gravemente o morir por COVID-19, es posible que la vacunación no evitará que contraiga y propague el virus en el futuro, incluso si no se siente enfermo.

  • Las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer y Moderna (vacunas de ARNm) no contienen huevos, conservantes ni látex. Tampoco contienen virus vivos.Para obtener una lista completa de los ingredientes, consulte la Hoja de Datos para destinatarios y cuidadores de cada vacuna.

    La vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson (vacuna de vector viral) no contiene huevos, conservantes ni látex. Tampoco contiene el virus (SARS-CoV-2) que causa COVID-19 y la vacuna no puede darle COVID.

    Para obtener una lista completa de los ingredientes, consulte la hoja informativa sobre la vacuna contra el COVID-19 de Johnson y Johnson para destinatarios y cuidadores.

No. Las vacunas no pueden alterar el ADN. Este es un gran ejemplo de desinformación diseñada para asustar a las personas y alejarlas de las vacunas que salvan vidas y minimizar los riesgos muy reales de enfermedades prevenibles con vacunas. De un vistazo, parece posible, pero la ciencia no lo respalda.

Vacunas Contra el COVID-19 Utilizando ARNm

Algunas de las vacunas contra el COVID-19 (como las vacunas de Pfizer y Moderna) se fabrican utilizando ARN mensajero (ARNm). Según los expertos médicos, el ARNm no puede alterar ni modificar el ADN de una persona. De hecho, el ARNm de una vacuna contra el COVID-19 nunca ingresa al núcleo de la célula, que es donde se guarda nuestro ADN. Esto significa que el ARNm no interactúa con nuestro ADN de ninguna manera. En cambio, las vacunas contra el COVID-19 que usan ARNm funcionan con las defensas naturales del cuerpo para desarrollar una protección segura contra la enfermedad COVID-19.

Vacunas Contra el COVID-19 del Vector Viral

Las vacunas de vectores virales, como la vacuna de Johnson y Johnson, usan una versión modificada de un virus diferente e inofensivo (el vector) para entregar instrucciones importantes a nuestras células para comenzar a construir protección contra el COVID-19. Las instrucciones se entregan en forma de material genético y este material no se integra en el ADN de una persona.

No. La afirmación falsa de que las vacunas contra el COVID-19 contienen microchips que pueden rastrear a las personas comenzó a principios de este año. Este mito proviene de personas que toman los comentarios del multimillonario y cofundador de Microsoft, Bill Gates, completamente fuera de contexto.

Gates es a menudo objeto de teorías de conspiración y desinformación relacionada con las vacunas debido al trabajo de su fundación relacionado con la salud pública y las vacunas. Si bien es cierto que la Fundación Bill y Melinda Gates trabaja con socios globales para proporcionar vacunas y medicamentos efectivos a quienes más los necesitan, y también invierten en el desarrollo de nuevas vacunas para prevenir enfermedades infecciosas, Gates no participa directamente en la creación de cualquier vacuna. No hay absolutamente ninguna evidencia que respalde esta afirmación falsa.

No. No hay conexión entre las redes 5G y las vacunas contra el COVID-19.

Los virus no pueden viajar por ondas de radio / redes móviles. De hecho, COVID-19 se está extendiendo en muchos países que no tienen redes móviles 5G. Además, por la forma en que funcionan las vacunas, no es necesario que estén “activadas” ni pueden serlo.

Las vacunas contra el COVID-19 fabricadas con tecnología de ARNm, como las de Pfizer y Moderna, no contienen ninguna célula fetal y no utilizaron estas células en su proceso de fabricación.

Las vacunas contra el COVID de vector viral, como la de Johnson y Johnson (Janssen), utilizan células fetales replicadas en laboratorio (conocidas como líneas celulares fetales) durante su proceso de producción. Una vez que los virus de la vacuna se cultivan utilizando las líneas de células fetales, se “purifican” y se eliminan los fragmentos de células sobrantes. La vacuna que uno recibe no contiene células fetales (o su ADN).

Las células utilizadas para fabricar la vacuna provienen de una línea celular de décadas de antigüedad. No se necesitan abortos para crear la vacuna.

La razón por la que a veces se usan células fetales en el desarrollo de vacunas es porque:

  • Los virus necesitan células para crecer y tienden a crecer mejor en células de humanos que en animales (porque infectan a los humanos).
    Casi todas las células mueren después de haberse dividido un cierto número de veces. Para la mayoría de las líneas celulares, el límite de divisiones celulares es de aproximadamente 50; sin embargo, las células fetales pueden pasar por muchas más divisiones antes de morir.

No hay evidencia de que las vacunas contra el COVID-19 produzcan infertilidad. Parte de por qué la gente cree que esta información errónea tiene que ver con las similitudes entre las proteínas de pico (los picos rojos en la imagen abajo) alrededor del coronavirus y las proteínas necesarias para formar la placenta, llamadas sincitina-1.

Las vacunas contra el COVID-19 le enseñan a su cuerpo a producir una parte inofensiva de las proteínas de la punta (como lo que vemos en la superficie del coronavirus). Su sistema inmunológico ve que la proteína de pico no pertenece allí y esto hace que su cuerpo comience a desarrollar una respuesta inmune y a producir anticuerpos. (Esta es también la forma en que su cuerpo responde cuando contrae “naturalmente” una infección por COVID-19). Esto significa que la próxima vez que entre en contacto con el virus que causa COVID-19, su cuerpo sabe cómo combatirlo.

Algunas personas han afirmado falsamente que esos mismos anticuerpos que le enseñan a su cuerpo a luchar contra el COVID atacarán las proteínas de la placenta y provocarán infertilidad. Pero aunque esas proteínas placentarias son similares a las proteínas del pico del coronavirus, no son iguales, y nuestros cuerpos lo saben. Los anticuerpos saben lo que buscan y los dos no son lo suficientemente similares como para confundirlos.

Aunque esta afirmación en particular está dirigida a la vacuna contra el COVID-19, no es nueva. Es una táctica bastante común que ya usan las personas que quieren asustar a las personas para que no se vacunen contra otras enfermedades, como la hepatitis B, la poliomielitis y el VPH que causa cáncer. Al igual que con las vacunas contra el COVID-19, estas afirmaciones simplemente no se basan en la ciencia.

A principios del año 2021, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó una misión de investigación de dos semanas a Wuhan, China, para tratar de averiguar los orígenes del nuevo coronavirus que causa COVID-19. El 9 de febrero de 2021, la OMS dijo que es MUY IMPROBABLE que el coronavirus que causa COVID-19 se haya fabricado en un laboratorio. La OMS afirma que es más probable que el virus haya saltado a los humanos desde un animal, y esta idea necesita más investigación.

Aunque este coronavirus en particular (SARS-CoV-2) es nuevo, los coronavirus (en general), como el SARS y el MERS, han existido durante décadas. No es inusual que los coronavirus causan enfermedades graves y brotes en humanos.

Sí. Las vacunas contra el COVID se pueden recibir al mismo tiempo que otras vacunas.

Eficacia de las Vacunas Contra COVID

Sí. Se ha demostrado que todas las vacunas contra el COVID-19 autorizadas actualmente en los Estados Unidos son muy eficaces para prevenir COVID-19.

  • Todas las vacunas contra el COVID-19 pasaron por estudios clínicos antes de ser autorizadas por la FDA, y los estudios mostraron que sí las vacunas reducen la probabilidad de contraer COVID-19.
  • Las vacunas contra el COVID-19 ayudan a proteger a las personas vacunadas de enfermarse o estar gravemente enfermas con COVID-19 y también pueden ayudar a proteger a las personas que las rodean.
  • Se esperan casos de COVID en algunas personas vacunadas. No significa que la vacuna no funcione. Ninguna vacuna es 100% eficaz para prevenir enfermedades. Habrá personas que están completamente vacunadas contra el COVID que aún se enferman, están hospitalizadas o mueren por COVID-19. Ésta es una de las razones por las que la “inmunidad comunitaria” (también conocida como “inmunidad colectiva”) es tan importante.

 

Según los CDC, los datos actuales sugieren que las vacunas contra el COVID-19 utilizadas en los EE.UU. deberían proteger contra enfermedad severa por causa de variantes del virus de COVID. Pero se están realizando más estudios para confirmarlo.

Para detener una pandemia como la de COVID-19 es necesario utilizar todas las herramientas de prevención que tenemos. La combinación de vacunarse y seguir las recomendaciones de los CDC para protegerse a sí mismo y a los demás, como el uso de mascarilla y el distanciamiento social, ofrecerá la mejor protección frente a COVID-19.

Vacunas

Las vacunas contra el COVID-19 trabajan con su sistema inmunológico para que su cuerpo esté preparado para combatir el virus de COVID si se expone a él.

Basándose en lo que sabemos sobre las vacunas para otras enfermedades y en los primeros datos de los estudios clínicos, los expertos creen que vacunarse contra el COVID-19 evitará que enfermes gravemente incluso si se contagia de COVID-19.

 Mascarilla y distanciamiento social

Las máscaras, el distanciamiento social y el evitar las multitudes le ayudarán a reducir la posibilidad de contraer el virus que causa COVID y de contagiar a otros.

Los expertos en salud pública consideran que las personas deben estar completamente vacunadas contra el COVID-19:

  • 2 semanas después de su segunda dosis en una serie de 2 dosis, como las vacunas contra el COVID de Pfizer o Moderna, o
  • 2 semanas después de una vacuna de dosis única, como la vacuna contra el COVID de Johnson y Johnson

Si han pasado menos de 2 semanas desde su inyección de COVID-19, o si aún necesita recibir su segunda dosis, NO está protegido. (Se necesita tiempo para que su cuerpo desarrolle inmunidad contra el COVID después de recibir la vacuna).

Los CDC han hecho recomendaciones relacionadas con los viajes dentro de los EE.UU. e internacionalmente. Obtenga la información más actualizada sobre este tema en el sitio web de los CDC.