Vacunas y enfermedades

Algunas enfermedades que se pueden prevenir con vacunas, como la gripe y la tos ferina, siguen siendo comunes en Estados Unidos. Otras son menos comunes, como la poliomielitis, pero siguen existiendo en todo el mundo y pueden causar enfermedades graves, hospitalizaciones e incluso la muerte a personas de todas las edades. Por suerte, tenemos la posibilidad de protegernos de 16 enfermedades graves durante nuestra infancia y adolescencia, y varias vacunas adicionales para protegernos como adultos. Conozca más sobre estas enfermedades prevenibles por vacunación y las vacunas que protegen contra ellas a continuación.

¿Por qué es tan importante vacunar a su familia?

En Estados Unidos, la gente sigue enfermando, quedando discapacitada e incluso muriendo a causa de enfermedades que se pueden prevenir con vacunas. Vea y lea estas historias personales.

Usted tiene el poder de ayudar a protegerse a sí mismo y a su familia.  Esperamos que la información y los recursos de esta página -y de todo este sitio web- respondan a cualquier pregunta que tenga sobre las vacunas y le inspiren a preguntar a su proveedor de atención médica sobre las vacunas recomendadas para todos los miembros de su familia.

COVID-19 es una enfermedad causada por un nuevo coronavirus llamado SARS-CoV-2. 

COVID-19 es muy grave y contagiosa. Desde que la pandemia de COVID-19 comenzó a principios de 2020, se han producido más de 32 millones de casos de COVID y más de 580.000 muertes por COVID sólo en los Estados Unidos. Vea las últimas estadísticas del rastreador de datos de COVID de los CDC.

Síntomas

Las personas que padecen COVID-19 informan de una serie de síntomas que incluyen:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Dolores musculares y corporales
  • Pérdida reciente del olfato o el gusto
  • Dolor de garganta
  • Congestión o moqueo
  • Náuseas, vómitos o diarrea

Cualquiera -incluidos los niños- puede contraer COVID-19 y contagiar a otros. Aunque la mayoría de los niños con COVID-19 tienen síntomas leves o no presentan ningún síntoma, los niños pueden enfermar gravemente por COVID, y algunos lo hacen. Los que enferman gravemente de COVID pueden necesitar ser hospitalizados. Los bebés menores de un año y los niños con ciertas afecciones subyacentes pueden ser más propensos a enfermar gravemente de COVID-19.

Los expertos en medicina y salud pública están estudiando una condición médica rara, pero grave, asociada a COVID-19 en los niños, llamada Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños (MIS-C).  Desgraciadamente, los expertos aún no saben qué causa el MIS-C ni quiénes tienen mayor riesgo de desarrollarlo. 

Las personas de 60 años o más y las personas con ciertas condiciones de salud como enfermedades del corazón, enfermedades pulmonares, diabetes y obesidad tienen un mayor riesgo de enfermar gravemente con COVID-19. Vea la lista de las condiciones de salud subyacentes que ponen a las personas en mayor riesgo de enfermar gravemente de COVID-19.

Una persona con COVID-19 es contagiosa y puede empezar a transmitirla a otras personas a partir de 48 horas (2 días) antes de que la persona tenga algún síntoma o dé positivo.

Si tiene síntomas de COVID-19 y quiere hacerse la prueba, los CDC sugieren que llame primero a su proveedor de atención médica. Puede visitar el sitio web de su departamento de salud estatal o local para buscar la información local más reciente sobre las pruebas.

Si tiene síntomas de COVID-19 y decide no hacerse la prueba, es importante que permanezca en casa y alejado de los demás. Averigüe qué hacer si está enfermo

Obtenga más información sobre las pruebas de COVID-19.

COVID-19 frente a la gripe

Tanto la gripe como COVID-19 son enfermedades respiratorias que pueden provocar la hospitalización o la muerte. Debido a que algunos de los síntomas de la gripe y COVID-19 son similares, puede ser difícil diferenciarlas basándose únicamente en los síntomas, y puede ser necesario realizar pruebas para ayudar a confirmar el diagnóstico. Vea las diferencias y similitudes entre COVID-19 y la gripe. 

Variantes del virus

Según los CDC, hay múltiples variantes del SARS-CoV-2 (el virus que causa COVID-19) que circulan por el mundo. Algunas de estas variantes del virus se propagan con mayor facilidad y rapidez, lo que puede dar lugar a más casos de COVID-19. Un aumento del número de casos supondrá una mayor presión sobre los recursos sanitarios, lo que podría dar lugar a más hospitalizaciones y, potencialmente, a más muertes por COVID-19.

Según los CDC, actualmente hay seis “variantes preocupantes” en los Estados Unidos.

  • B.1.1.7 (Alpha): Esta variante se identificó por primera vez en el Reino Unido, se observó por primera vez en los Estados Unidos en diciembre de 2020.
  • B.1.351 (Beta): Esta variante se detectó inicialmente en Sudáfrica en diciembre de 2020. Se vio por primera vez en los Estados Unidos a finales de enero de 2021.
  • P.1 (Gamma): Esta variante se identificó inicialmente en viajeros de Brasil, que fueron analizados durante un control rutinario en un aeropuerto de Japón, a principios de enero. Se observó por primera vez en los EE.UU. en enero de 2021.
  • B.1.617.2 (Delta): Esta variante se identificó inicialmente en la India en Octubre de 2020.
  • B.1.427 y B.1.429 (Epsilon): Estas dos variantes se identificaron por primera vez en California en febrero de 2021 y se clasificaron como “variantes preocupantes” en marzo de 2021.

Los expertos están trabajando para aprender más sobre estas variantes del virus para entenderlas mejor.

Vacunas contra COVID-19

La vacunación es la forma más segura de ayudar a crear protección contra COVID-19. COVID-19 puede tener complicaciones graves y potencialmente mortales, y no hay forma de saber cómo le afectará COVID-19. Y si enferma -aunque no tenga síntomas- podría contagiar a amigos, familiares y otras personas vulnerables de su entorno.

Las vacunas COVID-19 de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson (Janssen) que han sido autorizadas para uso de emergencia en los Estados Unidos son seguras y eficaces.

  • Pfizer-BioNTech – Una vacuna COVID-19 fabricada con tecnología de ARNm. Se requieren dos dosis.
  • Moderna – Una vacuna de COVID-19 fabricada con tecnología de ARNm. Se requieren dos dosis.
  • Johnson & Johnson – Una vacuna contra COVID-19 fabricada con tecnología de vectores virales. Se requiere una dosis.

Aunque las vacunas contra COVID-19 se están desarrollando con más rapidez de lo habitual, la seguridad de las vacunas sigue siendo una prioridad absoluta en todas las fases de desarrollo de las mismas (estudios clínicos), aprobación y seguimiento posterior a la aprobación. Aunque se están acelerando pasos, no se está saltando ninguno. (Antes de autorizar* y recomendar las vacunas para su uso de emergencia en los Estados Unidos, tanto el Comité Asesor de la FDA (VRBPAC) como el Comité Asesor de los CDC (ACIP) han revisado cuidadosamente los datos de los estudios clínicos para asegurarse de que las vacunas son seguras y eficaces. La FDA y los CDC siguen supervisando la seguridad de todas las vacunas COVID-19).

¿Dónde puedo conseguir las vacunas COVID-19?

Haga clic aquí para encontrar una vacuna COVID-19 cerca de usted.

También puedes consultar:

  • Vacunas.gov para ver dónde están disponibles las citas de vacunación contra COVID-19 en su área.
  • El sitio web de su farmacia local para ver si hay citas para la vacuna COVID disponibles.
  • Su periódico local. Es posible que tengan información sobre cómo vacunarse cerca de usted.

Si busca un lugar para vacunar a su hijo (de 12 años en adelante) contra COVID-19, también puede intentar ponerse en contacto con el proveedor de atención médica de su hijo.

¿Tiene preguntas sobre las vacunas contra COVID-19?

Si tiene más preguntas sobre las vacunas contra COVID-19, visite nuestra página de preguntas y respuestas sobre las vacunas contra COVID-19.

La difteria es una enfermedad bacteriana que puede causar complicaciones importantes, como lesiones en el corazón, los riñones y otros órganos. También puede provocar daños en los nervios y parálisis. La enfermedad puede contagiarse a través de una persona infectada (incluso si es portadora de la bacteria pero no presenta síntomas) al toser y estornudar. La difteria también puede propagarse a través de objetos contaminados, como los juguetes.

Síntomas

Los signos y síntomas de la difteria suelen comenzar de dos a cinco días después de que la persona se infecte y pueden incluir

  • Dolor al tragar
  • Dolor de garganta y ronquera
  • Ganglios inflamados (ganglios linfáticos agrandados) en el cuello
  • Una capa espesa en la parte posterior de la nariz o la garganta. Puede ser blanca o grisácea. Esta capa dificulta la respiración o la deglución.
  • Fiebre leve (38 grados o menos) y escalofríos
Prevención

La vacunación es la mejor manera de protegerse contra la difteria.  La vacuna para bebés y niños hasta los 6 años se llama DTaP, y protege contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (también conocida como tos convulsa).

La vacuna para preadolescentes, adolescentes, adultos y mujeres embarazadas se llama Tdap, y también protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina.

La vacuna Td, que es una vacuna de refuerzo recomendada para todos los adultos, protege contra el tétanos y la difteria.

Bebés y niños

Para obtener la mejor protección contra la difteria, los niños deben recibir las 5 dosis recomendadas de la vacuna DTPa. Su hijo debe recibir una dosis a los:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • Entre los 15 y los 18 meses
  • Entre 4 y 6 años
Preadolescentes y adolescentes

La vacuna Tdap es la vacuna de refuerzo que ayuda a proteger a los preadolescentes y adolescentes de las mismas tres enfermedades de las que protege la vacuna DTaP a los niños pequeños. Se recomienda que todos los preadolescentes reciban una dosis de Tdap cuando tengan 11 o 12 años. Los adolescentes que no hayan recibido la vacuna Tdap a esa edad deben recibirla lo antes posible. La Tdap es especialmente importante para cualquier persona que esté en contacto estrecho con un bebé menor de 12 meses.

Adultos

Los CDC recomiendan que los adultos se vacunen contra la Td cada 10 años.  Para ayudar a protegerse contra la tos ferina, los adultos también necesitan una dosis única de la vacuna Tdap. En lugar de la próxima dosis de refuerzo de la Td regular, pregunte a su proveedor de atención médica si puede recibir la vacuna Tdap en su lugar. No hay problema en ponerse la vacuna Tdap aunque se haya vacunado con la Td hace menos de 10 años.

Estar al día con la vacuna Tdap es fundamental si está cerca de niños pequeños (o piensa estarlo), ya que los bebés son especialmente vulnerables a la tos ferina y a sus complicaciones potencialmente graves. Si cuida de bebés y no ha recibido la dosis única de Tdap, hable con su proveedor de atención médica para que le ponga esta vacuna lo antes posible.

Mujeres embarazadas

Los CDC recomiendan que todas las mujeres reciban una dosis de la vacuna Tdap durante el tercer trimestre (entre la semana 27 y 36) de cada embarazo. Esto ayuda a proteger tanto a la madre como al bebé de la tos ferina (pertussis) y sus graves complicaciones. Obtenga más información en la sección Embarazo.

Para asegurarse de que toda su familia está al día con las vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC para niños, adolescentes y adultos, y hable con su proveedor de atención médica.

El Haemophilus Influenzae tipo b (Hib) es una enfermedad grave causada por una bacteria que suele afectar a los niños menores de 5 años y que requiere hospitalización en la mayoría de los casos.

Los tipos más comunes de enfermedad grave por Hib son la meningitis (infección de la cubierta del cerebro y la médula espinal), la neumonía (infección pulmonar), la bacteriemia (infección del torrente sanguíneo) y la epiglotitis (infección e inflamación de la garganta). La enfermedad por Hib puede causar una discapacidad de por vida y puede ser mortal.

Los adultos de 65 años o más, los indios americanos, los nativos de Alaska y las personas con ciertas afecciones médicas (es decir, anemia de células falciformes, asplenia, infección por VIH, síndromes de deficiencia de anticuerpos y complemento, y cáncer que requiere tratamiento con quimioterapia, radioterapia o trasplante de células madre de la médula ósea), también tienen un mayor riesgo de contraer el Hib y sus complicaciones.

El Hib se propaga cuando una persona infectada tose o estornuda. Por lo general, las bacterias del Hib permanecen en la nariz y la garganta de la persona y no causan la enfermedad. Pero si las bacterias se extienden a los pulmones o a la sangre, la persona se pondrá muy enferma.

Incluso con tratamiento, hasta 1 de cada 20 niños con meningitis por Hib morirá. Hasta 1 de cada 5 niños sobreviven a la meningitis por Hib.

Síntomas

El Hib provoca diferentes síntomas dependiendo de la parte del cuerpo afectada. Estos incluyen:

  • Fiebre, dolor de cabeza, confusión, rigidez de cuello y dolor al mirar luces brillantes (meningitis)
  • No comer ni beber, y vómitos (meningitis en bebés)
  • Fiebre y escalofríos, dolor de cabeza, tos, dificultad para respirar y dolor en el pecho (neumonía)
  • Fiebre y escalofríos, cansancio excesivo y confusión (bacteriemia)
  • Dificultad para respirar (epiglotitis)
Prevención
Bebés y niños

Para obtener la máxima protección contra el Hib, todos los niños menores de 5 años deben recibir las tres o cuatro dosis recomendadas de la vacuna contra el Hib (el número de dosis depende de la marca de la vacuna). Su hijo necesita dosis a las siguientes edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses (si es necesario; depende de la marca)
  • De 12 a 15 meses

Los CDC también recomienda que los niños mayores no vacunados con ciertas afecciones médicas, y las personas que reciben un trasplante de médula ósea, reciban la vacuna Hib. Hable con su proveedor de atención médica sobre lo que es mejor para la situación específica de su hijo.

Adultos

Los CDC recomiendan la vacuna contra el Hib para los adultos no vacunados con determinadas afecciones médicas y para las personas que reciben un trasplante de médula ósea. Hable con su proveedor de atención médica sobre lo que es mejor para su situación específica.

Para ver si su familia está al día con las vacunas, consulte el calendario de vacunación recomendado por los CDC para niños, adolescentes y adultos, y hable con su proveedor de atención médica.

La hepatitis A es una enfermedad grave del hígado causada por el virus de la hepatitis A. Su gravedad puede variar desde una enfermedad leve que dura unas semanas hasta una enfermedad grave que dura varios meses.

La hepatitis A suele contagiarse al entrar en contacto con personas con el virus de la hepatitis A. También se puede contraer la hepatitis A al entrar en contacto con objetos, alimentos, agua o bebidas que hayan sido contaminados por las heces de una persona con el virus de la hepatitis A, lo que puede ocurrir fácilmente si alguien no se lava bien las manos después de ir al baño.

Hay brotes generalizados de hepatitis A en todo Estados Unidos. Desde 2016, 33 estados han informado de aproximadamente 34.000 casos de hepatitis A, casi 21.000 hospitalizaciones y aproximadamente 333 muertes.

Síntomas

No todas las personas con hepatitis A tienen síntomas. De hecho, los adultos son más propensos a tener síntomas que los niños.  Si los síntomas se desarrollan, suelen aparecer entre dos y seis semanas después de haberse infectado y pueden incluir:

  • Fatiga
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre
  • Orina oscura
  • Heces de color gris
  • Dolor en las articulaciones
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia)
  • Dolores de estómago intensos y diarrea (principalmente en niños)
Prevención
Bebés y niños/preadolescentes y adolescentes

Para obtener la mejor y más duradera protección contra la hepatitis A, los CDC recomiendan que todos los niños reciban dos dosis de la vacuna contra la hepatitis A (Hep A) a partir del año de edad. Estas dosis deben administrarse con un intervalo mínimo de 6 meses.

Si no se han vacunado previamente, los niños mayores y los adolescentes pueden recibir la vacuna contra la hepatitis A a partir de los 23 meses de edad.

Adultos

Los adultos que no se hayan vacunado previamente y quieran estar protegidos contra la hepatitis A pueden vacunarse.

Personas con mayor riesgo de contraer la hepatitis A

Los CDC recomiendan la vacuna contra la hepatitis A para los siguientes grupos de personas no vacunadas (a partir de 1 año de edad) que corren un mayor riesgo de contraer la hepatitis A:

  • Vive en una comunidad con un alto índice de hepatitis A
  • No tiene hogar
  • Es un hombre y tiene relaciones sexuales con otros hombres
  • Utiliza drogas recreativas, ya sean inyectadas o no
  • Trabaja o viaja a países con altas tasas de hepatitis A
  • Tiene una enfermedad hepática crónica o de larga duración, incluida la hepatitis B o la hepatitis C
  • Recibe productos sanguíneos para ayudar a la coagulación de la sangre/tiene un trastorno del factor de coagulación
  • Es miembro de la familia/cuidador de adoptados de países donde la hepatitis A es común
  • Está en contacto directo con otras personas que tienen hepatitis A

Para asegurarse de que toda su familia está al día con sus vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC para todas las edades y hable con su proveedor de atención médica.

La hepatitis B es una enfermedad hepática contagiosa causada por el virus de la hepatitis B. Cuando una persona se infecta por primera vez con el virus, puede desarrollar una infección aguda (de corta duración). La gravedad de esta infección puede variar desde una enfermedad muy leve con pocos o ningún síntoma hasta una enfermedad grave que requiere hospitalización. Algunas personas con infecciones agudas son capaces de combatir la infección. Para otras personas, la infección por hepatitis B se mantiene y se vuelve crónica (de por vida), pudiendo provocar insuficiencia hepática, cáncer de hígado o cirrosis (una enfermedad que provoca la cicatrización permanente del hígado).

Según los CDC, hasta 1,4 millones de personas en EE.UU. pueden tener una infección crónica por hepatitis B y cada año mueren unas 2.000 personas en EE.UU. por enfermedades hepáticas relacionadas con la hepatitis B.

El virus de la hepatitis B se transmite por contacto con la sangre, el semen u otros fluidos corporales de una persona infectada. Las personas pueden contagiar el virus incluso cuando no tienen síntomas. Una persona que no sabe que tiene hepatitis B puede transmitir el virus a otros.

Los recién nacidos que se infectan con el virus de la hepatitis B tienen un 90% de probabilidades de desarrollar una hepatitis B crónica, que puede acabar provocando graves problemas de salud, como daños en el hígado, cáncer de hígado e incluso la muerte.

Los bebés y los niños pueden contraer la hepatitis B:

  • Durante el parto (contagio de la madre infectada al bebé)
  • A través de la mordedura de una persona infectada
  • Al tocar cortes o llagas abiertas de una persona infectada
  • Al compartir cepillos de dientes u otros artículos personales utilizados por una persona infectada
  • A través de alimentos que fueron masticados por una persona infectada (hay algunos padres que mastican previamente los alimentos para su bebé, pero esto no es recomendable).

Los adultos pueden contraer la hepatitis B a través de:

  • Relaciones sexuales con una pareja infectada
  • Contacto directo con la sangre o las llagas abiertas de una persona infectada
  • Compartir agujas, jeringuillas o equipos de preparación de medicamentos
  • Compartir artículos como cepillos de dientes, maquinillas de afeitar o equipos médicos (por ejemplo, un monitor de glucosa) con una persona infectada
  • Exposición a la sangre de las agujas u otros instrumentos afilados de una persona infectada
Síntomas

No todas las personas infectadas por el virus de la hepatitis B presentan síntomas.  De hecho, muchas personas con el virus de la hepatitis B no saben que están infectadas, ya que no se sienten ni parecen enfermas. Sin embargo, pueden contagiar el virus a otras personas.

Los adultos y los niños mayores de 5 años son más propensos a tener síntomas. Los síntomas suelen aparecer unos tres meses después de la infección y pueden ir de leves a graves, y pueden incluir:

  • Orina oscura
  • Fiebre
  • Dolor articular, muscular y estomacal
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas, diarrea y vómitos
  • Fatiga
  • Coloración amarillenta de la piel y del blanco de los ojos (ictericia)
Prevención
Bebés y niños/preadolescentes y adolescentes

Para obtener la máxima protección contra la hepatitis B, los niños deben recibir las tres dosis recomendadas de la vacuna contra la hepatitis B (HepB). Su hijo debe ser vacunado a las siguientes edades:

  • Poco después de nacer (esta primera dosis es fundamental y debe administrarse al bebé en las 24 horas siguientes al nacimiento)
  • Entre 1 y 2 meses
  • Entre 6 y 18 meses

La dosis de Hepatitis B al nacer – La primera dosis de HepB, administrada a su bebé dentro de las 24 horas siguientes al nacimiento, es una red de seguridad. Ayude a reducir el riesgo de que su bebé se contagie de la hepatitis B a través de ti o de tus amigos/familiares, que pueden no saber que están infectados con la enfermedad. Es importante tener en cuenta que la hepatitis B no es estrictamente una enfermedad de transmisión sexual y que muchas personas con hepatitis B no saben cómo han contraído el virus.

Cuando una madre tiene hepatitis B, hay un medicamento adicional que puede ayudar a proteger a su bebé contra la hepatitis B, llamado inmunoglobulina de la hepatitis B (HBIG). La IGHB proporciona al organismo del bebé una ayuda adicional para combatir el virus de la hepatitis B nada más nacer. Esta inyección funciona mejor cuando el bebé la recibe dentro de las primeras 12 horas de su vida, para obtener la mejor protección, el bebé también necesita la serie completa de vacunación contra la hepatitis B.

Todos los niños y adolescentes menores de 19 años que no hayan recibido la vacuna contra la hepatitis B cuando eran más jóvenes también deben ser vacunados.

Mujeres embarazadas

Cuando una mujer embarazada acude a la atención prenatal, se le hace un análisis de sangre para comprobar si está infectada por la hepatitis B. Esto es importante porque las mujeres infectadas por la hepatitis B pueden transmitir el virus a su bebé durante el parto. Como se ha mencionado anteriormente, los recién nacidos que se infectan con el virus de la hepatitis B tienen un 90% de posibilidades de desarrollar una hepatitis B crónica, que puede acabar provocando graves problemas de salud, como daños en el hígado, cáncer de hígado e incluso la muerte.

Para ayudar a su bebé a luchar contra el virus de la hepatitis B, se le administra inmunoglobulina contra la hepatitis B (HBIG) en las primeras 12 horas de vida. El bebé también recibirá la serie completa de vacunas contra la hepatitis B.

Adultos

Los CDC recomiendan la vacuna contra la hepatitis B para los adultos no vacunados que corren el riesgo de infectarse con el virus de la hepatitis B.

Debe vacunarse contra la hepatitis B si:

  • Tiene relaciones sexuales con una persona infectada por el virus de la hepatitis B o vive en su misma casa
  • Tiene relaciones sexuales con más de una pareja
  • Busca atención en una clínica para enfermedades de transmisión sexual, pruebas o tratamiento del VIH o tratamiento de drogas
  • Está infectado por el VIH
  • Eres un hombre que tiene relaciones sexuales con otros hombres
  • Se inyecta drogas
  • Tiene un trabajo que implica el contacto con sangre humana
  • Pertenece al personal o es cliente de una institución para discapacitados mentales
  • Es un paciente de hemodiálisis o tiene una enfermedad renal en fase terminal
  • Es un paciente de diálisis
  • Tiene una enfermedad hepática crónica
  • Tiene diabetes y es menor de 60 años
  • Vive o viaja durante más de 6 meses al año a países donde la hepatitis B es común
  • Busca atención en una clínica para enfermedades de transmisión sexual, pruebas de VIH o tratamiento de drogas
  • Está preso en un centro penitenciario
  • Quiere protegerse de la hepatitis B

Obtenga más información sobre las vacunas recomendadas para viajeros, estilos de vida y determinados trabajos.

Para asegurarse de que toda su familia está al día con sus vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC y hable con su proveedor de atención médica.

La culebrilla (también conocida como herpes zóster) es una erupción dolorosa con ampollas. La erupción suele aparecer en un lado de la cara o del cuerpo de la persona.

El herpes zóster está causado por el virus de la varicela zóster, que es el mismo que causa la varicela. Sólo se puede contraer el herpes zóster si se ha tenido varicela. Después de recuperarse de la varicela, el virus permanece en el cuerpo y queda latente en las raíces de los nervios. En algunas personas, el virus permanece así, pero en muchas otras, el virus se “despierta” muchos años después y provoca el herpes zóster.

El herpes zóster no se transmite de una persona a otra. Sin embargo, el virus de la varicela zóster puede contagiarse de una persona infectada por el herpes zóster para causar la varicela en alguien que nunca haya tenido varicela o la vacuna contra la varicela. El virus se transmite por contacto directo con el líquido de las ampollas de la erupción causada por el herpes zóster. Una persona no es infecciosa antes de que aparezcan las ampollas o una vez que éstas han formado una costra. El riesgo de que alguien con herpes zóster contagie el virus a otras personas es bajo si la erupción está cubierta.

El herpes zóster no es exclusivo de los adultos mayores y puede aparecer a cualquier edad en cualquier persona que haya tenido varicela; pero, el herpes zóster es mucho más común en personas de 60 años o más. El riesgo de herpes zóster aumenta a medida que la persona envejece. El herpes zóster también es más frecuente en personas cuyo sistema inmune está debilitado debido a una enfermedad como el cáncer o el VIH, o a medicamentos como los esteroides o la quimioterapia.

Según los CDC, 1 de cada 3 personas en Estados Unidos desarrollará un herpes zóster, y hay alrededor de 1 millón de casos de la enfermedad cada año en Estados Unidos.

Síntomas

Los síntomas del herpes zóster suelen comenzar con dolor, picor u hormigueo en la zona donde se desarrolla la erupción. Esto puede ocurrir entre 1 y 5 días antes de que aparezca la erupción.

Una vez que aparece la erupción, lo más habitual es que sea una sola franja alrededor del lado izquierdo o derecho del cuerpo. En otros casos, la erupción aparece en un lado de la cara. La erupción contendrá ampollas llenas de líquido que suelen formar una costra en un plazo de 7 a 10 días. 

La erupción suele desaparecer en un plazo de 2 a 4 semanas. En raras ocasiones (normalmente entre personas con sistemas inmune debilitados), la erupción puede estar más extendida y tener un aspecto similar al de la varicela. Visite el sitio web de los CDC para ver fotos de personas infectadas por el herpes zóster.

Otros posibles síntomas del herpes zóster son fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y malestar estomacal.

Complicaciones del herpes zóster

La complicación más común del herpes zóster es la neuralgia posherpética (NPH). Las personas con NPH tienen un dolor intenso en las zonas en las que tuvieron la erupción del herpes zóster después de que la erupción desaparezca (al menos 90 días). El dolor de la NPH suele desaparecer en unas semanas o meses; sin embargo, para algunas personas, el dolor de la NPH puede durar años y puede interferir en su vida cotidiana. A medida que las personas envejecen, es más probable que desarrollen la NPH y que el dolor sea más intenso. La NPH rara vez se produce en personas menores de 40 años.

Además de la NPH, el herpes zóster puede provocar complicaciones graves en los ojos. En muy raras ocasiones, el herpes zóster puede provocar neumonía, problemas auditivos, ceguera, inflamación cerebral o la muerte.

Prevención

La vacuna contra el herpes zóster es la mejor manera de ayudar a prevenir el herpes zóster y sus complicaciones. Incluso si ya ha tenido herpes zóster, debería vacunarse, ya que puede ayudar a evitar que vuelva a padecerlo en el futuro.

Debido a la gran demanda de la vacuna Shingrix, es posible que tenga que esperar un poco para vacunarse. Sin embargo, GSK está trabajando para que haya más dosis disponibles en los Estados Unidos. Obtenga más información en el sitio web de los CDC.

Adultos

La vacuna contra el herpes zóster se llama Shingrix (también conocida como vacuna recombinante contra el zóster). Shingrix reduce el riesgo de herpes zóster y NPH en más de un 90% en personas de 50 años o más.

Los CDC recomiendan que los adultos sanos de 50 años o más se vacunen con 2 dosis de la vacuna Shingrix para prevenir el herpes zóster y las complicaciones relacionadas.

Además:

  • Shingrix es la vacuna preferida para prevenir el herpes zóster y las complicaciones relacionadas. (Se recomienda Shingrix en lugar de Zostavax).
  • Se necesitan las dos dosis recomendadas de Shingrix. La segunda dosis debe administrarse entre 2 y 6 meses después de la primera.
  • Debe recibir Shingrix incluso si se vacunó con la vacuna contra el herpes zóster recomendada anteriormente (Zostavax) en el pasado. (Debe esperar al menos 8 semanas después de recibir Zostavax antes de poder recibir Shringrix)
  • El riesgo de hospitalización y muerte por varicela es mayor en los adultos. Por lo tanto, todos los adultos que nunca hayan recibido la vacuna contra la varicela y que nunca hayan tenido la varicela deberían considerar la posibilidad de vacunarse. Sin embargo, no es necesario que se examine el historial de varicela antes de recibir la vacuna contra el herpes zóster.
  • Las personas que tienen un sistema inmune debilitado deben hablar con su proveedor de atención médica para ver si es seguro que se vacunen contra el herpes zóster.
Tratamiento del herpes zóster

Existen varios medicamentos antivirales para tratar el herpes zóster, que pueden ayudar a acortar la duración de la erupción y reducir el dolor. Para que sean más eficaces, las personas con herpes zóster deben empezar a tomar los medicamentos antivirales lo antes posible tras la aparición de la erupción. Las personas que piensen que pueden tener herpes zóster deben llamar a su médico lo antes posible para discutir las opciones de tratamiento.

Lamentablemente, no existe un tratamiento eficaz para la NPH.

La gripe es una enfermedad grave y potencialmente mortal, causada por un virus. La gripe se propaga por el aire cuando las personas con gripe tosen, estornudan o hablan, y otras personas cercanas respiran el virus. De hecho, las personas con gripe pueden contagiar a otras personas a una distancia de hasta 1 metro. El virus de la gripe también puede contagiarse a los adultos y a los niños cuando una persona se limpia los ojos o se lleva las manos a la boca o a la nariz después de haber tocado una superficie con el virus de la gripe. La gripe se propaga rápidamente por las comunidades cuando el virus pasa de persona a persona.

La temporada de gripe es imprevisible cada año, pero en Estados Unidos suele producirse de octubre a mayo, y suele alcanzar su punto álgido entre diciembre y febrero. Según los CDC, la actividad de la gripe es inusualmente baja en esta época, pero puede aumentar en los próximos meses. Si aún no lo ha hecho, vacúnese usted y su familia lo antes posible. Es conveniente que se asegure de que todos estén protegidos al menos dos semanas antes de que la gripe empiece a propagarse en su comunidad.

Los CDC estiman que cada año en los Estados Unidos la gripe provoca entre 140.000 y 810.000 hospitalizaciones, y entre 12.000 y 61.000 muertes. Además, más de 20,000 niños menores de 5 años son hospitalizados y aproximadamente 100 (a menudo más) mueren como resultado de la gripe cada año. Lamentablemente, durante la temporada de gripe 2019-20, 198 niños murieron a causa de la gripe y, en lo que va de temporada, 1 niño ha muerto como consecuencia de la gripe.

Las complicaciones graves de la gripe pueden provocar la hospitalización o la muerte, incluso en personas sanas. Sin embargo, algunos grupos de personas tienen un riesgo aún mayor de sufrir complicaciones:

  • Los niños menores de 5 años, pero especialmente los menores de 2 años
  • Adultos de 65 años o más
  • Mujeres embarazadas y hasta dos semanas después del parto
  • Residentes de residencias de ancianos y otros centros de atención a largo plazo
  • Indios americanos y nativos de Alaska
  • Personas menores de 19 años que tomen medicamentos a largo plazo que contengan aspirina o salicilatos.
  • Personas con un sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad (por ejemplo, personas con VIH o SIDA, o algunos tipos de cáncer) o a medicamentos (por ejemplo, personas que reciben quimioterapia o radioterapia para el cáncer, o personas con afecciones crónicas que requieren corticosteroides crónicos u otros medicamentos que suprimen el sistema inmunitario).

Personas de todas las edades con afecciones médicas como:

  • Asma
  • Afecciones neurológicas y del neurodesarrollo
  • Trastornos sanguíneos (como la anemia de células falciformes)
  • Enfermedades pulmonares crónicas (como la EPOC)
  • Trastornos endocrinos (como la diabetes)
  • Enfermedades cardíacas (incluidas las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular)
  • Trastornos renales (personas con enfermedad renal crónica, personas que han recibido un trasplante de riñón y personas que se someten a diálisis)
  • Trastornos hepáticos
  • Trastornos metabólicos
  • Obesidad (personas con un IMC de 40 o más)
Síntomas 

¿Duda sobre si usted o un ser querido tienen COVID-19, gripe o simplemente un resfriado?

  • La gripe suele aparecer de forma repentina y presenta síntomas más graves que un resfriado. Aunque algunas personas con gripe tienen fiebre, no todas la tienen. Más información.
  • La gripe y la COVID-19 son enfermedades respiratorias contagiosas, pero son causadas por virus diferentes. Vea las diferencias y similitudes entre la COVID-19 y la gripe.

Comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato si le preocupa que su ser querido esté en peligro por estas u otras complicaciones de la gripe. Su proveedor de atención médica puede recetar medicamentos antivirales.  

Lea y vea historias emotivas de familias cuyas vidas se vieron permanentemente afectadas por la gripe.

Prevención

La vacunación contra la gripe es especialmente importante para las personas que corren un alto riesgo de contraer la gripe; muchas de las cuales también corren un alto riesgo de contraer COVID-19 y sus graves complicaciones.

Los CDC recomiendan una vacuna anual contra la gripe para todas las personas de 6 meses o más a finales de octubre. Por lo general, la protección tarda unas dos semanas en comenzar después de recibir la vacuna. (Pero no es demasiado tarde si aún no se ha vacunado).

Cada año, se crean nuevas vacunas contra la gripe para proteger contra los tres o cuatro virus de la gripe que, según las investigaciones, serán las más comunes durante la próxima temporada de gripe. Obtenga más información sobre los diferentes tipos de vacunas contra la gripe disponibles durante la temporada 2019-20. Ni los CDC ni la AAP recomiendan un tipo de vacuna contra la gripe sobre otro.

Aunque la eficacia de la vacuna contra la gripe varía de una temporada a otra y en diferentes grupos de edad, los estudios científicos nos demuestran que vacunarse contra la gripe puede seguir proporcionándole a usted y a los miembros de su familia beneficios importantes que pueden salvarles la vida. Puede:

  • Evitar que enferme de gripe.
  • Reducir la gravedad de la enfermedad de la gripe
  • Reducir el riesgo de que sus hijos mueran de gripe.
  • Reducir el riesgo de ser hospitalizado a causa de la gripe (niños y adultos).
    • La vacuna antigripal evita decenas de miles de hospitalizaciones cada año.
    • Un estudio de 2018 demostró que, entre 2012 y 2015, la vacunación antigripal redujo en un 82% el riesgo de los adultos de ser ingresados en la UCI a causa de la gripe.
  • Ayude a proteger a las personas que le rodean, incluidas aquellas que son más vulnerables a la enfermedad grave de la gripe y a las complicaciones relacionadas con la gripe, como los bebés y los niños pequeños, las personas mayores y las personas con ciertas condiciones de salud crónicas, como enfermedades cardíacas, diabetes, enfermedades pulmonares y enfermedades renales crónicas.
    • La vacunación se ha asociado a una menor tasa de algunos eventos cardíacos entre las personas con enfermedades del corazón, especialmente entre aquellos que han tenido un evento cardíaco en el último año.
    • La vacunación contra la gripe también ha demostrado, en estudios separados, estar asociada a una reducción de las hospitalizaciones entre las personas que padecen diabetes y enfermedades pulmonares crónicas.
    • Un estudio de los CDC publicado en agosto de 2020 descubrió que las complicaciones cardíacas graves y repentinas eran frecuentes y se producían en 1 de cada 8 pacientes adultos que eran hospitalizados por la gripe.
  • Ayudar a proteger a las mujeres y a sus bebés – durante y después del embarazo.
  • Un estudio de 2018 demostró que vacunarse contra la gripe reducía el riesgo de una mujer embarazada de ser hospitalizada con gripe en un promedio del 40%.
  • Varios estudios han demostrado que, además de ayudar a proteger a las mujeres embarazadas, una vacuna contra la gripe administrada durante el embarazo ayuda a proteger al bebé de la infección de la gripe durante varios meses después del nacimiento, cuando no tiene la edad suficiente para ser vacunado.

Visite a su proveedor de atención médica o a su farmacéutico para vacunar a su familia contra la gripe cada temporada de gripe. 

Bebés, niños, preadolescentes y adolescentes

Los CDC recomiendan que todos los niños (a partir de los 6 meses de edad) se vacunen contra la gripe todos los años.

  • Algunos niños de entre 6 meses y 8 años necesitan 2 dosis de la vacuna antigripal para protegerse de la gripe. Las 2 dosis deben recibirse con al menos 4 semanas de diferencia. El proveedor de atención médica de su hijo puede indicarle si su hijo necesita 2 dosis.
  • Si su hijo necesita 2 dosis, comience el proceso lo antes posible para asegurarse de que su hijo esté protegido antes de que la gripe comience a propagarse en su comunidad.
  • Asegúrese de que su hijo reciba una segunda dosis si la necesita. Por lo general, después de la segunda dosis de la vacuna, su hijo tarda unas dos semanas en estar protegido contra la gripe. La primera dosis “prepara” el sistema inmunitario de su hijo. Si su hijo no recibe las dos dosis, es posible que no esté protegido contra la gripe.
Mujeres embarazadas

Enfermar de gripe puede causar graves problemas a una mujer embarazada y a su bebé.

  • Los cambios en las funciones inmunitarias, cardíacas y pulmonares de una mujer embarazada durante el embarazo la hacen más propensa a enfermar de gripe. Además, las mujeres embarazadas con gripe tienen un mayor riesgo de hospitalización, e incluso de muerte, que las mujeres no embarazadas.
  • Un estudio de 2018 demostró que vacunarse contra la gripe reduce el riesgo de que una mujer embarazada sea hospitalizada por gripe en un promedio del 40%.
  • Si una mujer embarazada se pone muy enferma a causa de la gripe, también puede ser peligroso para su bebé, ya que aumenta la posibilidad de sufrir problemas graves, como un parto prematuro y defectos de nacimiento.

Si está embarazada durante la temporada de gripe, los expertos médicos coinciden en que la mejor manera de protegerse a sí misma y a su bebé de la gripe es vacunarse.

Las mujeres embarazadas que se vacunan contra la gripe también están ayudando a proteger a sus bebés de la gripe durante los primeros meses después del nacimiento. Dado que los bebés no pueden vacunarse contra la gripe hasta los 6 meses de edad, también es importante que todas las personas que vayan a estar cerca de un recién nacido se vacunen contra la gripe.

Las vacunas contra la gripe se han administrado a millones de mujeres embarazadas durante muchos años. Los estudios demuestran que la vacuna contra la gripe es segura, durante cualquier trimestre, tanto para las mujeres embarazadas como para sus bebés. Obtenga más información sobre la vacunación contra la gripe durante el embarazo.

También es seguro que las mujeres se vacunen contra la gripe durante la lactancia. De hecho, la lactancia también ayuda a proteger a los bebés porque la leche materna transmite sus anticuerpos a su bebé, y estos anticuerpos ayudan a combatir la infección. Si no se vacunó contra la gripe mientras estaba embarazada, es importante que se vacune antes de salir del hospital.

Adultos

Todos los adultos deben vacunarse contra la gripe cada año. Incluso los adultos sanos de todas las edades pueden enfermarse gravemente de gripe. Al vacunar a todos los miembros de su familia, cada año, puede ayudar a reducir el número de personas que enferman y mueren a causa de la gripe.

Los estudios han demostrado que la vacunación contra la gripe es muy importante para las personas con ciertas enfermedades crónicas, ya que corren un mayor riesgo de padecer enfermedades y complicaciones graves por la gripe.

Además, dado que las defensas inmunitarias se debilitan a medida que envejecemos, las personas de 65 años o más también deben asegurarse de vacunarse contra la gripe todos los años. Los CDC estiman que entre el 70-90% de las muertes relacionadas con la gripe y entre el 50-70% de las hospitalizaciones relacionadas con la gripe se producen en personas de 65 años o más.

Se ha demostrado que la vacunación contra la gripe reduce la enfermedad de la gripe y las complicaciones graves relacionadas con la gripe, incluyendo la hospitalización y la muerte, en las personas mayores.

Aunque los CDC no recomienda una vacuna antigripal sobre otra, hay vacunas antigripales de alta dosis que fueron diseñadas específicamente para personas de 65 años o más. Hable con su médico o farmacéutico para confirmar qué versión de la vacuna antigripal es la adecuada para usted.

La enfermedad meningocócica es una enfermedad bacteriana que puede llegar a ser muy grave, rápidamente. Suele aparecer sin previo aviso, incluso en personas sanas.

Las dos formas más graves y comunes de la enfermedad meningocócica son la meningitis y la septicemia.  La meningitis es una infección del líquido y del revestimiento que rodea el cerebro y la médula espinal y puede provocar daños cerebrales, pérdida de audición, problemas de aprendizaje e incluso la muerte. La septicemia es una infección del torrente sanguíneo que puede provocar la pérdida de un brazo o una pierna e incluso la muerte.

Incluso con tratamiento, aproximadamente 1 de cada 10 personas con enfermedad meningocócica morirá, a veces en las siguientes 24 horas a la aparición de los síntomas. De los que sobreviven, entre 1 y 2 tendrán discapacidades permanentes, como daños cerebrales, pérdida de audición, pérdida de la función renal o pérdida de extremidades. Aproximadamente entre 600 y 1.000 personas contraen la enfermedad meningocócica en EE.UU. cada año.

La bacteria que causa esta infección puede propagarse cuando las personas tienen un contacto estrecho o prolongado con la saliva de otra persona, por ejemplo, al besarse, toser o estornudar, compartir utensilios , bebidas, y vivir en lugares cerrados.

Los niños menores de un año, los adolescentes y los adultos jóvenes tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad meningocócica.

Serogrupos de la enfermedad meningocócica

Hay cinco serogrupos principales de la enfermedad meningocócica: A, C, W, Y y B. Un tercio de los casos de enfermedad meningocócica en EE.UU. son del serogrupo B. La enfermedad meningocócica del serogrupo B es la causa más común de enfermedad en adolescentes y adultos jóvenes, y ha causado varios brotes en campus universitarios en los últimos años.

Síntomas

Es fácil confundir los primeros signos y síntomas de la enfermedad meningocócica con la gripe. Los signos y síntomas pueden desarrollarse en varias horas o en uno o dos días, y pueden incluir

  • Fiebre alta repentina
  • Dolor de cabeza intenso
  • Rigidez de cuello
  • Vómitos o nauseas con dolor de cabeza
  • Confusión o dificultad de concentración
  • Convulsiones
  • Somnolencia o dificultad para despertarse
  • Sensibilidad a la luz
  • Falta de interés por beber y comer
  • Erupción cutánea

Los síntomas de la enfermedad meningocócica son los mismos para todos los serogrupos.

Prevención

Existen dos vacunas que protegen contra la enfermedad meningocócica:

  • La vacuna meningocócica conjugada (MenACWY) protege contra cuatro de los cinco tipos (serogrupos) de meningococo: A, C, Y y W-135.
  • La vacuna contra el serogrupo B del meningococo protege contra el serogrupo B del meningococo.
Bebés y Niños/Preadolescentes Y Adolescentes

Los CDC recomiendan que todos los adolescentes reciban dos dosis de la vacuna MenACWY, su hijo necesita la primera dosis entre los  11-12 años, con una segunda dosis de “refuerzo” a los 16 años.

Menos de un tercio de los niños que recibieron la primera dosis de MenACWY han recibido la segunda dosis de “refuerzo”, así que hable con su proveedor de atención médica para determinar si su hijo está al día.

Además, los CDC recomiendan MenACWY para los niños de entre 2 meses y 10 años de edad, si:

  • Tienen un tipo raro de trastorno (deficiencia del componente del complemento)
  • Están tomando el medicamento Soliris
  • Tienen el bazo dañado o se les ha extirpado el bazo
  • Tienen el VIH
  • Viajan o residen en países en los que la enfermedad es común
  • Forman parte de una población identificada como de mayor riesgo debido a un brote de enfermedad meningocócica del serogrupo A, C, W o Y

Los CDC también recomienda la vacuna MenB para los niños de 10 años o más, si:

  • Tienen un tipo raro de trastorno (deficiencia del componente del complemento)
  • Están tomando un medicamento llamado Soliris®.
  • Tienen el bazo dañado o se les ha extirpado el bazo
  • Forman parte de una población identificada como de mayor riesgo debido a un brote de enfermedad meningocócica del serogrupo B

La vacuna MenB también puede administrarse a cualquier persona de entre 16 y 23 años para proporcionar una protección a corto plazo contra la mayoría de las cepas de la enfermedad meningocócica del serogrupo B.

  • La edad preferida para la vacunación contra la MenB es entre los 16 y los 18 años.

Dado que la vacuna MenB no se recomienda de forma rutinaria para todos los adolescentes/jóvenes o adultos, muchas personas no han recibido esta vacuna. Por favor, hable con su proveedor de atención médica para determinar si su hijo debe recibir esta vacuna.

Adultos

Las vacunas antimeningocócicas se recomiendan para ciertos grupos de adultos con mayor riesgo de contraer la enfermedad meningocócica. Los adultos deben recibir la vacuna MenACWY si:

  • Tienen un tipo raro de trastorno (deficiencia del componente del complemento)
  • Están tomando un medicamento llamado Soliris®.
  • Tienen el bazo dañado o se les ha extirpado el bazo
  • Tiene el VIH
  • Es un microbiólogo que se expone habitualmente a la Neisseria meningitidis
  • Viajan o residen en países en los que la enfermedad es común
  • Forman parte de una población identificada como de mayor riesgo debido a un brote de enfermedad meningocócica del serogrupo A, C, W o Y
  • No está al día con esta vacuna y es un estudiante universitario de primer año que vive en una residencia (dormitorio)
  • Es un recluta militar

Los adultos deben recibir la vacuna MenB si:

  • Tienen un tipo raro de trastorno (deficiencia del componente del complemento)
  • Están tomando un medicamento llamado Soliris®.
  • Tienen el bazo dañado o se les ha extirpado el bazo
  • Son microbiólogos que se exponen habitualmente a la Neisseria meningitidis
  • Forman parte de una población identificada como de mayor riesgo debido a un brote de enfermedad meningocócica del serogrupo B

Para asegurarse de que toda su familia está al día con sus vacunas, incluida la meningocócica, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC y hable con su proveedor de servicios sanitarios.

La enfermedad neumocócica está causada por una bacteria llamada neumococo. La enfermedad neumocócica, que se transmite al toser y estornudar, es frecuente en los niños pequeños, pero los adultos mayores son los que corren mayor riesgo de enfermar gravemente y morir. 

Los tipos de enfermedad neumocócica incluyen la neumonía (infección pulmonar), la meningitis, las infecciones del torrente sanguíneo (bacteriemia y sepsis), las infecciones del oído medio y las infecciones sinusales.

Adultos 

La neumonía es la forma más común de enfermedad neumocócica en adultos. Se calcula que cada año se producen más de 150.000 hospitalizaciones por neumonía neumocócica entre los adultos de EE.UU. y que entre el 5 y el 7% de los que son hospitalizados por esta causa mueren.

Los adultos de 65 años o más corren un mayor riesgo de contraer la enfermedad neumocócica. Además, algunos adultos de 19 a 64 años también tienen un mayor riesgo, incluidos aquellos:

  • Con enfermedades crónicas (enfermedades pulmonares, cardíacas, hepáticas o renales; asma; diabetes o alcoholismo)
  • Con afecciones que debilitan el sistema inmunitario (VIH/SIDA, cáncer o bazo dañado/ausente)
  • Vivir en residencias de ancianos u otros centros de atención de larga duración
  • Que fuman cigarillos
Los Niños

Según los CDC, cada año en Estados Unidos el neumococo causa miles de casos de neumonía e infecciones de oído. Además, cada año se producen unos 2.000 casos de enfermedad neumocócica grave en niños menores de 5 años en EE.UU. Estas enfermedades pueden provocar discapacidades como sordera, daños cerebrales o pérdida de brazos o piernas. Aproximadamente 1 de cada 15 niños que contraen meningitis neumocócica morirá. 

Dado que hay más de 90 tipos conocidos de bacterias neumocócicas que causan la enfermedad, una infección neumocócica anterior no le protegerá de volver a contraer la enfermedad. Por lo tanto, las vacunas antineumocócicas se siguen recomendando a las personas que han tenido la enfermedad neumocócica en el pasado.

Síntomas

Los síntomas dependen del tipo de enfermedad neumocócica, pero generalmente incluyen fiebre y/o escalofríos. Otros síntomas adicionales pueden ser:

  • Tos, respiración rápida o dificultad para respirar y dolor en el pecho (neumonía)
  • Rigidez de cuello, dolor de cabeza, confusión y dolor al mirar luces brillantes (meningitis)
  • Falta de comida y bebida, bajo estado de alerta y vómitos (meningitis)
  • Falta de atención (bacteriemia)
  • Dolor de oído, tímpano rojo/inflamado y somnolencia (infección del oído medio)
Prevención

Las vacunas antineumocócicas son la mejor forma de prevenir la enfermedad neumocócica en niños, adolescentes y adultos. Hay dos tipos de vacunas antineumocócicas: la vacuna antineumocócica conjugada (PCV13) y la vacuna antineumocócica polisacárida (también conocida como PPSV23).

Bebés y niños

Los CDC recomiendan la vacunación antineumocócica conjugada (PCV13) para todos los niños menores de 2 años. Para obtener la mejor protección, los niños deben recibir las cuatro dosis recomendadas de la vacuna. Su hijo necesitará una dosis en cada una de las siguientes edades

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • De 12 a 15 meses

Los CDC también recomienda:

  • Vacunación con la vacuna PCV13 para personas de 2 años o más con ciertas condiciones médicas.
  • Vacunación con la vacuna PPSV23 para personas de 2 a 64 años con ciertas condiciones médicas.
Adultos

Los CDC recomiendan la vacunación antineumocócica para todos los adultos de 65 años o más.

  • Se recomienda que todos los adultos de 65 años o más reciban una dosis de la vacuna antineumocócica polisacárida 23 (PPSV23)
  • Los adultos de 65 años o más deberían hablar con su proveedor de atención médica sobre si una dosis de la vacuna neumocócica conjugada (PCV13) también sería beneficiosa para ellos.

*También es importante vacunarse contra la gripe todos los años, ya que tenerla aumenta las posibilidades de contraer neumonía neumocócica.

Los CDC también recomienda:

  • Vacunarse con la PCV13 para personas de 2 años o más con ciertas condiciones médicas.
  • Vacunarse con la PPSV23 para personas de 2 a 64 años con ciertas condiciones médicas, y adultos de 19 a 64 años que fuman cigarrillos

Para asegurarse de que toda su familia está al día con las vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC y hable con su proveedor de atención médica.

Las paperas son una enfermedad contagiosa causada por un virus. Se transmite de persona a persona a través de la tos, los estornudos y del contacto estrecho (incluso la conversación habitual) con personas infectadas. El signo principal y más conocido de las paperas es la inflamación de las glándulas salivales, que hace que las mejillas se inflen.

Aunque suele ser una enfermedad leve, las paperas también pueden causar complicaciones como meningitis (inflamación del cerebro y la médula espinal) y sordera. Además, aproximadamente uno de cada cuatro hombres adolescentes o adultos que contraen paperas desarrollará una dolorosa inflamación de los testículos que puede, aunque raro, conducir a la esterilidad.

Los brotes en Estados Unidos siguen poniendo a las personas en riesgo de contraer paperas y sus complicaciones. Desde 2016, ha habido más de 12.800 casos de paperas, que se registraron principalmente en los campus universitarios donde las personas viven en estrecho contacto. Ver preguntas y respuestas relacionadas con el brote de paperas.

Síntomas

Algunos niños infectados por el virus de las paperas no presentan signos o síntomas o son muy leves. Cuando los signos y síntomas se desarrollan, suelen aparecer unas dos o tres semanas después de la exposición al virus y pueden incluir:

  • Inflamación de los ganglios bajo la oreja o la mandíbula
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Dolores musculares
Prevención

La vacunación proporciona la mejor protección contra las paperas. Hay dos vacunas contra las paperas disponibles en Estados Unidos: la vacuna triple vírica (MMRV) protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola. La vacuna triple vírica (MMR) protege contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela.

Bebés y niños

Para obtener la mejor protección contra las paperas, los CDC recomiendan que los niños reciban dos dosis de la vacuna triple vírica (MMR):

  • La primera dosis entre los 12 y los 15 meses de edad
  • La segunda dosis entre los 4 y los 6 años de edad

Los niños también pueden recibir la vacuna triple vírica. Los CDC recomiendan que los niños reciban una dosis de la vacuna triple vírica entre los 12 y los 15 meses de edad, y la segunda dosis entre los 4 y los 6 años. El proveedor de atención médica de su hijo puede ayudarle a decidir si debe utilizar la vacuna MMRV o la MMR.

Adolescentes/Jóvenes Adultos

Los CDC recomiendan que los estudiantes de instituciones educativas posteriores a la escuela secundaria que no tengan evidencia de inmunidad necesiten dos dosis de la vacuna triple vírica (MMR), separadas por al menos 28 días.

Adultos

Los CDC recomiendan que los adultos que no tengan pruebas de inmunidad reciban al menos una dosis de la vacuna triple vírica.

Viajeros internacionales

Las paperas siguen siendo una enfermedad común en muchas partes del mundo. Cualquier persona que no esté protegida contra las paperas corre el riesgo de infectarse cuando viaja al extranjero. Antes de viajar al extranjero, los CDC recomiendan que las personas se protejan contra las paperas:

  • Los bebés de 6 a 11 meses de edad deben recibir una dosis de la vacuna triple vírica (MMR) (los niños seguirán necesitando 2 dosis más de la vacuna triple vírica (MMR) a las edades recomendadas de forma rutinaria).
  • Los niños de 12 meses o más deben recibir dos dosis de la vacuna triple vírica, separadas por al menos 28 días.
  • Los adolescentes y los adultos sin evidencia de inmunidad (protección) a las paperas deben recibir dos dosis de la vacuna triple vírica (MMR), separadas por al menos 28 días.

Para asegurarse de que toda su familia está al día con sus vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC para niños, adolescentes y adultos, y hable con su proveedor de atención médica.

La poliomielitis es una enfermedad potencialmente incapacitante y mortal causada por un virus que se transmite de persona a persona. Puede invadir el cerebro y la médula espinal y provocar parálisis.

Antes de que existiera la vacuna contra la poliomielitis, se registraba una media de 50.000 casos al año en Estados Unidos. La poliomielitis fue una de las enfermedades infantiles más temidas del siglo XX, con epidemias anuales, principalmente durante los meses de verano. A menudo dejaba a miles de víctimas -en su mayoría niños- permanentemente con aparatos ortopédicos, muletas, sillas de ruedas o con pulmones de hierro. Como la poliomielitis puede paralizar el diafragma, en las décadas de 1940 y 1950, salas enteras de los hospitales albergaban a víctimas de la poliomielitis que dependían de grandes pulmones de hierro para respirar por ellos.

Aunque Estados Unidos ha conseguido eliminar la polio, todavía se da en algunas partes del mundo y, por tanto, debemos seguir vacunando para proteger a nuestros niños. 

Síntomas

La poliomielitis puede causar parálisis. Los signos de la poliomielitis paralítica pueden incluir:

  • Pérdida de reflejos
  • Dolores musculares intensos o espasmos
  • Miembros sueltos y flácidos (parálisis flácida), a menudo peor en un lado del cuerpo.

La poliomielitis no siempre causa parálisis, y las personas con poliomielitis no siempre muestran síntomas. Si aparecen síntomas de poliomielitis no paralítica, pueden incluir:

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos
  • Fatiga
  • Dolor o rigidez en la espalda, cuello, brazos o piernas
  • Espasmos o sensibilidad muscular
Prevención

Dado que la poliomielitis no tiene cura, la vacunación antipoliomielítica es la mejor forma de proteger a los niños y la única manera de impedir que la enfermedad se propague. Hay dos tipos de vacunas que pueden prevenir la poliomielitis: la vacuna antipoliomielítica inactivada (IPV) y la vacuna oral antipoliomielítica (OPV). Desde el año 2000, sólo se utiliza la IPV en los Estados Unidos; sin embargo, la OPV se sigue utilizando en la mayor parte del mundo.

Bebés y niños

Para obtener la máxima protección contra la poliomielitis, sus hijos deben recibir todas las dosis recomendadas de la vacuna antipoliomielítica.  Los CDC recomiendan cuatro dosis de la IPV  para los niños a los:

  • 2 meses
  • A los 4 meses
  • Entre 6 y 18 meses
  • Entre los 4 y los 6 años

Para saber si sus hijos y el resto de su familia están al día con las vacunas, consulte el calendario de vacunación de los CDC y hable con su proveedor de atención médica.

El rotavirus es un virus que provoca diarrea y vómitos en los niños pequeños. Puede provocar una deshidratación grave que, si no se trata, puede ser mortal. Antes de la recomendación del rotavirus en Estados Unidos en 2006, casi todos los niños estaban infectados por el virus a los 5 años, lo que enviaba a 200.000 niños a urgencias, causaba entre 55.000 y 70.000 hospitalizaciones y entre 20 y 60 muertes. Cada año, el rotavirus sigue causando unas 453.000 muertes entre los bebés de todo el mundo.

Síntomas

Después de que un niño se haya infectado con el rotavirus, los síntomas tardan unos dos días en aparecer. Los síntomas pueden incluir:

  • Deshidratación (pérdida de líquidos corporales)
  • Vómitos
  • Diarrea acuosa intensa
  • Dolor de estómago
  • Fiebre
  • Pérdida de apetito

En los adultos que, por lo demás, están sanos, la infección por rotavirus puede causar sólo signos y síntomas leves, o ninguno.

Prevención
Bebés y niños

Para obtener la mejor protección contra el rotavirus, los niños deben recibir todas las dosis recomendadas (2 ó 3 dosis según la marca de la vacuna) de la vacuna contra el rotavirus. Su hijo necesita dosis a los:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses de edad (si es necesario debido a la marca de la vacuna)

Para saber si sus hijos están al día con las vacunas, consulte el calendario de vacunación de los CDC y hable con su proveedor de atención médica.

La rubéola, también llamada sarampión alemán, es una infección vírica contagiosa más conocida por su distintiva erupción roja. El virus puede transmitirse a otras personas a través de la tos y los estornudos.

Aunque la enfermedad suele ser leve en niños y adultos, la rubéola puede ser muy peligrosa para las mujeres embarazadas y sus bebés. Si una mujer embarazada está infectada por la enfermedad, puede provocar abortos, partos muertos, partos prematuros y/o defectos de nacimiento como problemas cardíacos, pérdida de audición y visión, discapacidades intelectuales y daños en el hígado o el bazo. Este grupo de problemas de salud se denomina síndrome de rubéola congénita (SRC).

Según los CDC, antes de que se introdujera la vacuna contra la rubéola en 1969, solían producirse brotes generalizados cada 6 ó 9 años en EE.UU. entre 1962 y 1965, se calcula que las infecciones de rubéola durante el embarazo causaron 30.000 mortinatos y 20.000 niños nacidos con discapacidades.

En 2004, los CDC anunció que tanto la forma congénita como la adquirida de la rubéola habían sido eliminadas en los EE.UU. sin embargo, los EE.UU. siguen vacunando para evitar la posibilidad de que la rubéola sea traída de países donde todavía es común.

Síntomas

Los síntomas de la rubéola suelen ser tan leves que son difíciles de notar, especialmente en los niños. Si los síntomas se presentan, suelen aparecer entre dos y tres semanas después de la exposición al virus y duran entre dos y tres días.

Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre leve de menos de 38 grados
  • Dolor de cabeza
  • Nariz congestionada o que gotea
  • Ojos rojos e inflamados
  • Ganglios linfáticos agrandados y sensibles
  • Una erupción fina y rosada que comienza en la cara y se extiende rápidamente al tronco y luego a los brazos y las piernas, antes de desaparecer en la misma secuencia
  • Dolor en las articulaciones (especialmente en las mujeres jóvenes)
Prevención
Bebés y niños

Para obtener la mejor protección contra la rubéola, los niños deben recibir las dos dosis recomendadas de la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubéola). Su hijo necesita las dosis:

  • Entre los 12 y los 15 meses
  • Entre los 4 y los 6 años de edad

Los niños también pueden recibir la vacuna triple vírica (MMRV), que incluye protección contra la varicela. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo para saber qué vacuna (la triple vírica (MMR) o la triple vírica (MMRV)) es la más adecuada para él.

Mujeres embarazadas

La rubeola es peligrosa para una mujer embarazada, ya que puede provocar un aborto o que el bebé nazca con defectos de nacimiento. Por lo tanto, si está pensando en quedarse embarazada, hable con su proveedor de atención médica sobre la posibilidad de vacunarse si aún no es inmune. Para más información, visite la sección Embarazo.

Para asegurarse de que toda su familia está al día con sus vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC y hable con su proveedor de atención médica.

En 2019, los CDC reportaron 1,282 casos de sarampión en 31 estados. Este es el mayor número de casos en Estados Unidos desde 1992, cuando se reportaron 963 casos en todo el año. De los que se contagiaron de sarampión en 2019, 128 fueron hospitalizados y 61 reportaron tener complicaciones, incluyendo neumonía y encefalitis.

Los brotes de 2019 en Estados Unidos se debieron a:

  • Un aumento en el número de viajeros no vacunados que se contagiaron de sarampión en el extranjero y lo trajeron a Estados Unidos.
  • Una mayor propagación del sarampión en las comunidades estadounidenses con varias personas no vacunadas.
  • Información inexacta y engañosa sobre las vacunas que lleva a la persona a no vacunarse contra el sarampión.
  • En lo que va de 2020, se han confirmado 12 casos de sarampión en los Estados Unidos. Visite el sitio web de los CDC para obtener más información.
El Sarampión Es Grave

Algunas personas piensan que el sarampión es sólo un sarpullido y fiebre que desaparece en unos días, pero el hecho es que el sarampión puede causar complicaciones de salud graves, especialmente en:

  • Niños menores de 5 años
  • Adultos mayores de 20 años
  • Mujeres embarazadas
  • Personas con el sistema inmune debilitado

La enfermedad mata a cientos de miles de niños cada año en todo el mundo, la mayoría menores de 5 años. No hay forma de saber de antemano la gravedad de los síntomas de su hijo.

  • Aproximadamente 1 de cada 4 personas que contraen el sarampión en EE.UU. será hospitalizada.
  • Hasta 1 de cada 20 niños con sarampión contrae neumonía, la causa más común de muerte por sarampión en niños pequeños.
  • 1 de cada 1.000 personas con sarampión desarrollará una inflamación cerebral, que podría provocar daños en el cerebro
  • 1 ó 2 de cada 1.000 personas con sarampión morirán, incluso con los mejores cuidados.
  • El sarampión puede hacer que las mujeres embarazadas que no se hayan vacunado contra la triple vírica den a luz prematuramente o tengan un bebé de bajo peso.
El Sarampión Es Muy Contagioso

El sarampión se propaga por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. Una persona con sarampión puede ser contagiosa 4 días antes de que aparezca la erupción. El sarampión es tan contagioso que, si una persona lo tiene, hasta 9 de cada 10 personas a su alrededor también se infectarán si no están protegidas.

Síntomas

Los signos y síntomas del sarampión aparecen entre 7 y 14 días después de la exposición al virus. Los signos y síntomas del sarampión suelen ser

  • Fiebre alta
  • Tos
  • Goteo nasal
  • Dolor de garganta
  • Ojos rojos (conjuntivitis)
  • Erupción cutánea de pequeñas manchas rojas que comienza en la cabeza y se extiende al resto del cuerpo
  • Infección de oído
  • Diarrea

Si sospecha que usted o un miembro de su familia ha estado expuesto al sarampión, no acuda a su médico o profesional sanitario. En su lugar, llámelo y explíquele la situación. El sarampión es muy contagioso, y usted podría infectar a otras personas en la sala de espera y/o durante el viaje de ida y vuelta a la consulta del médico, si ha estado expuesto a la enfermedad. Su proveedor de atención médica podrá indicarle los siguientes pasos que debe dar para protegerse a sí mismo, a su familia y a su comunidad.

Prevención
Bebés y niños

Para obtener la mejor protección contra el sarampión, sus hijos deben recibir las dos dosis recomendadas de la vacuna triple vírica (MMR). Una dosis de la vacuna triple vírica (MMR) tiene una eficacia del 93% para prevenir el sarampión, y dos dosis tienen una eficacia del 97%. La primera dosis debe administrarse entre los 12 y los 15 meses y la segunda entre los 4 y los 6 años. Los niños pueden recibir la segunda dosis antes, siempre que sea al menos 28 días después de la primera dosis.

Según los CDC, si hay muchos casos de sarampión entre los bebés menores de 12 meses en su comunidad, su programa local de inmunización y/o su proveedor de atención médica pueden recomendar la vacunación de la triple vírica(MMR)  a los bebés de tan solo 6 meses, como forma de controlar el brote. Tenga en cuenta que los niños vacunados antes de su primer cumpleaños siguen necesitando dos dosis más de la vacuna triple vírica(MMR) (una dosis entre  los 12 -15 meses de edad y una segunda dosis al menos 28 días después).

La vacuna triple vírica (MMR) se administra más tarde que otras vacunas infantiles porque los anticuerpos transferidos de la madre al bebé pueden proporcionar cierta protección contra la enfermedad y hacer que la vacuna triple vírica (MMR) sea menos eficaz hasta aproximadamente el año de edad.

Si va a viajar al extranjero con niños, consulte las siguientes recomendaciones de los CDC.

Adultos

Según los CDC, si ha nacido después de 1957, usted necesita al menos 1 dosis de la vacuna contra el sarampión, A menos que  un laboratorio confirme que ha tenido una infección de sarampión en el pasado o que es inmune al sarampión.

Algunos adultos pueden necesitar 2 dosis de la vacuna triple vírica (MMR), entre ellos:

  • los estudiantes de centros de enseñanza superior
  • personal sanitario
  • viajeros internacionales
  • personas que las autoridades de salud pública determinen que tienen un mayor riesgo de contraer el sarampión durante un brote de esta enfermedad

Si no está seguro de estar al día en la vacunación contra el sarampión, hable con su proveedor de atención médica.

¿Y si recibí la versión “Antigua” De La Vacuna Contra El Sarampión En Los Años 60?

Según los CDC, si sabe que recibió la versión “antigua” de la vacuna contra el sarampión (una formulación anterior de la vacuna contra el sarampión que ya no se utiliza) en la década de 1960, debe hablar con su médico para que le vuelva a vacunar con la vacuna que se encuentra en la actualidad. No hay muchas personas que entren en este grupo; la versión “Antigua” de la vacuna se administró a menos de un millón de personas entre 1963 y 1968. Además, la mayoría de las personas no saben si recibieron la vacuna antigua  durante ese período. Si no está seguro de pertenecer a este grupo, puede pedir a su médico que le haga un análisis de sangre para determinar si es inmune. O puedes simplemente recibir una dosis de la vacuna triple vírica (MMR). No hay nada malo en recibir otra dosis de la vacuna triple vírica (MMR), incluso si ya eres inmune al sarampión (a las paperas o a la rubéola).

¿Y si no estoy seguro de ser inmune al Sarampión?

Si no está seguro de ser inmune al sarampión, primero debe tratar de encontrar su registro de vacunación o documentación de inmunidad al sarampión. Si no tiene documentación escrita de inmunidad al sarampión, debe vacunarse con la vacuna triple vírica. Otra opción es que un médico te haga un análisis de sangre para determinar si eres inmune, pero esta opción requerirá de  dos visitas al médico. No hay nada malo en recibir otra dosis de la vacuna triple vírica (MMR), aunque ya seas inmune al sarampión ( a las paperas o a la rubéola).

¿Necesito Una Dosis De Refuerzo De La Triple Vírica?

No. Si recibió dos dosis de la vacuna contra el sarampión (MMR) cuando era niño, según el calendario de vacunación de EE.UU., los CDC considera que está protegido de por vida contra el sarampión. De nuevo, si no está seguro de estar completamente vacunado, hable con su médico.

Si Usted Es Un Proveedor De Atención Sanitaria

Los CDC indica que el personal sanitario debe tener pruebas documentadas de inmunidad, según las recomendaciones del ACIP. El personal sanitario sin pruebas de inmunidad debe recibir 2 dosis de la vacuna triple vírica(MMR), separadas por un mínimo de 28 días. 

Viajeros Internacionales (todas las edades)

Las personas de 6 meses o más que vayan a viajar al extranjero deben estar protegidas contra el sarampión. Antes de cualquier viaje internacional, los CDC recomiendan:

  • Los bebés de 6 a 11 meses de edad deben recibir una dosis de la vacuna triple vírica (MMR). Los bebés que reciban una dosis de la vacuna triple vírica (MMR) antes de cumplir el primer año de edad todavía necesitan dos dosis más a las edades regularmente recomendadas
  • Los niños de 12 meses o más deben recibir dos dosis de la vacuna triple vírica separadas por al menos 28 días.
  • Los adolescentes y adultos que no tienen evidencia de inmunidad contra el sarampión deben recibir dos dosis de la vacuna triple vírica(MMR)  separadas por al menos 28 días.

Para asegurarse de que toda su familia está al día con sus vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC y hable con su proveedor de atención médica.

Conocido comúnmente como trismo, el tétanos es una enfermedad grave que provoca rigidez y espasmos musculares. Hasta un 20% de los casos de tétanos registrados acaban en muerte.

A diferencia de otras enfermedades prevenibles mediante vacunación, que se transmiten de persona a persona, las bacterias del tétanos se encuentran en lugares como la tierra/suciedad, el polvo y el estiércol.

Por lo tanto, la enfermedad nunca será erradicada. La bacteria entra en el cuerpo a través de cualquier rotura en la piel, como un corte o una herida punzante. Una persona también puede infectarse tras una quemadura o una mordedura de animal.

El tétanos no tiene cura. El tratamiento se centra en el control de las complicaciones hasta que se resuelven los efectos de la toxina tetánica. Casi todos los casos de tétanos se dan en personas que no han sido vacunadas, o en aquellas que completaron su serie infantil pero no recibieron una dosis de refuerzo en los últimos 10 años. La mortalidad es mayor en las personas que no han sido vacunadas.

Síntomas

Los signos y síntomas más comunes del tétanos, por orden de aparición, son:

  • Convulsiones (sacudidas o mirada fija)
  • Fiebre y sudoración
  • Presión arterial alta y ritmo cardíaco acelerado
  • Dificultad para tragar
  • Rigidez de los músculos de todo el cuerpo
  • Espasmos musculares dolorosos lo suficientemente fuertes como para romper la columna vertebral o los huesos del niño
Prevención

La vacunación es la forma más eficaz de prevenir el tétanos.

Bebés y niños

Para obtener la mejor protección, los niños deben recibir las cinco dosis recomendadas de la vacuna DTaP. La DTaP protege contra tres enfermedades: la difteria, el tétanos y la tos ferina (también conocida como pertussis). Su hijo necesita dosis a los

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • Entre 15 y 18 meses
  • Entre 4 y 6 años
Preadolescentes y adolescentes

La vacuna Tdap es la vacuna de refuerzo que ayuda a proteger a los preadolescentes y adolescentes de las mismas tres enfermedades de las que protege la vacuna DTaP a los niños pequeños.

Se recomienda que todos los preadolescentes reciban una dosis de Tdap cuando tengan 11 o 12 años. Los adolescentes que no hayan recibido la vacuna Tdap a esa edad deben recibirla lo antes posible. La Tdap es especialmente importante para cualquier persona que esté en contacto estrecho con un bebé menor de 12 meses.

Adultos

La protección de la vacuna contra la tos ferina (pertussis), el tétanos y la difteria desaparece con el tiempo.

Por lo tanto, los CDC recomiendan una única dosis de la vacuna Tdap para todos los adultos de 19 años o más que no hayan recibido previamente la vacuna Tdap.

Los CDC también recomienda que los adultos reciban un refuerzo contra el tétanos y la difteria (llamado Td) cada 10 años. Lo más fácil para los adultos es recibir la Tdap una vez en lugar de su próximo refuerzo regular de Td. Puede recibir la dosis de Tdap antes de la marca de 10 años, así que hable con su proveedor de atención médica durante su próxima cita.

Estar al día con una dosis de Tdap es especialmente importante para los adultos que están cerca de los bebés.

Mujeres embarazadas

Las mujeres deben recibir una dosis de Tdap durante el tercer trimestre de cada embarazo para protegerse a sí mismas y a sus recién nacidos contra la tos ferina. Los bebés son los que más riesgo corren de sufrir complicaciones graves y mortales a causa de la tos ferina.  Obtenga más información en la sección Embarazo.

Para asegurarse de que toda su familia está al día con las vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC y hable con su proveedor de atención médica.

La tos ferina (también conocida como pertussis) es una enfermedad muy contagiosa.

Personas de todas las edades pueden contraer la tos ferina, pero la enfermedad puede ser muy peligrosa para los bebés, ya que corren un riesgo especialmente alto de sufrir complicaciones graves, hospitalización y muerte. En los primeros 6 meses de vida, los bebés corren un alto riesgo de sufrir complicaciones por la tosferina, incluso si están sanos.

Aproximadamente 7 de cada 10 muertes por tos ferina se producen en bebés menores de 2 meses. Estos bebés son demasiado pequeños para estar protegidos por su propia vacuna contra la tos ferina (DTaP). Cuanto más joven sea el bebé cuando contrae la tosferina, más probable es que tenga que ser tratado en un hospital.

La tos ferina se contagia fácilmente al toser o estornudar o simplemente al compartir el espacio respiratorio.  Como los síntomas de la tos ferina pueden variar, algunas personas con tos ferina pueden tener sólo una tos leve o lo que parece un resfriado común, y pueden acabar contagiando a los bebés con los que están en contacto. De hecho, la mayoría de los niños no vacunados que conviven con un familiar con tosferina contraerán la enfermedad.

La tosferina sigue siendo común en Estados Unidos, y todavía se producen brotes que ponen a los niños en gran riesgo. Según los CDC, cada año se producen entre 15.000 y 40.000 casos de tos ferina y hasta 20 muertes en Estados Unidos.

Síntomas

En muchos niños, la tos ferina es una tos seca grave seguida de una respiración aguda que suena como un “chillido” Sin embargo, algunos bebés con tos ferina no tosen en absoluto, sino que pueden tener dificultades para respirar o incluso dejar de respirar durante breves períodos.

Los síntomas suelen tardar entre 1 y 3 semanas en aparecer. Suelen ser leves al principio y se parecen a los de un catarro común. Después de una o dos semanas, los signos y síntomas empeoran. La mucosidad espesa se acumula en el interior de las vías respiratorias provocando una tos intensa e incontrolable. Los ataques de tos violentos pueden causar:

  • Vómitos
  • Cara roja o azul (por no recibir suficiente aire)
  • Dificultad para respirar, comer, beber y/o dormir
  • Costillas rotas
  • Jadeos después de un ataque de tos. Esto puede provocar un sonido de “chillido”.

Los preadolescentes, adolescentes y adultos con tos ferina pueden tener ataques de tos que duran semanas o meses. Sin embargo, el sonido “whoop” puede no existir y la enfermedad suele ser menos grave que en los niños pequeños, especialmente en aquellas personas que fueron vacunadas previamente contra la tos ferina. De hecho, algunos preadolescentes/adolescentes y adultos que contraen la tos ferina pueden incluso no saber que tienen la enfermedad.

Prevención

La vacunación es la mejor manera de proteger a las personas de todas las edades, especialmente a los bebés y niños pequeños, de la tos ferina. La vacuna contra la tos ferina se combina con las vacunas que nos  protegen contra la difteria y el tétanos. Para los bebés y los niños pequeños, esta vacuna se llama DTaP. Para los preadolescentes, adolescentes, adultos y mujeres embarazadas, la vacuna se llama Tdap.

Bebés y niños

Para obtener la mejor protección contra la tos ferina, su hijo necesita las 5 dosis recomendadas de la vacuna DTPa. Su hijo debe recibir las dosis a los:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • Entre los 15 y los 18 meses
  • Entre 4 y 6 años
Preadolescentes y adolescentes

La vacuna Tdap es la vacuna de refuerzo que ayuda a proteger a los preadolescentes y adolescentes del tétanos, la difteria y la tos ferina. Se recomienda que todos los preadolescentes reciban una dosis de Tdap cuando tengan 11-12 años. Los adolescentes que no hayan recibido la vacuna Tdap a esa edad deben recibirla lo antes posible. La Tdap es especialmente importante para cualquier persona que esté en contacto estrecho con un bebé de menos de 12 meses, ya que los bebés y los niños pequeños tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por la tos ferina.

Adultos

Todos los adultos (a partir de 19 años) que aún no hayan recibido una dosis de la Tdap cuando eran preadolescentes, adolescentes o adultos, deben recibir la vacuna Tdap, que protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina. Esta vacuna no sólo le protegerá de estas enfermedades, sino que también ayudará a proteger a los que te rodean de la enfermedad.  Esto es especialmente importante si tienes previsto estar cerca de algún bebé, que corre un alto riesgo de sufrir complicaciones graves a causa de la tos ferina. Por lo tanto, si no recuerda haber recibido la vacuna Tdap, debe preguntar a su proveedor de atención médica. Después, los adultos necesitan una vacuna Td (tétanos y difteria solamente) de refuerzo cada 10 años.

Mujeres embarazadas

Todas las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna Tdap durante el tercer trimestre para protegerse a sí mismas y a sus bebés de la tos ferina. Los CDC recomiendan recibir la vacuna Tdap entre la semana 27 y 36 de cada embarazo, preferiblemente durante la primera parte de este periodo.

Esta recomendación está respaldada por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), el Colegio Americano de Enfermeras Matronas (ACNM), la Asociación Americana de Médicos de Familia (AAFP) y la Asociación Americana de Enfermeras de Salud de la Mujer, Obstétricas y Neonatales (AWHONN).

Cuando una mujer embarazada se vacuna contra la tos ferina durante el embarazo, su cuerpo crea anticuerpos protectores y transmite algunos de ellos a su bebé antes del nacimiento. Estos anticuerpos proporcionarán al bebé una protección temprana y a corto plazo contra la tos ferina y sus graves complicaciones. Esto es muy importante, ya que los bebés son demasiado jóvenes para estar protegidos por su propia serie de vacunas contra la tos ferina.

Estudios han demostrado que la vacuna Tdap durante el embarazo es segura y eficaz para las mujeres embarazadas y sus bebés. 

Obtenga más información sobre las vacunas para mujeres embarazadas y cómo ayudan a proteger tanto a la madre como al bebé en nuestra sección de Embarazo.

Lactancia

Según los CDC, cuando se vacuna con la Tdap durante el embarazo, tendrá anticuerpos en la leche materna que podrá compartir con su bebé a través de la lactancia. Sin embargo, su bebé no recibirá los anticuerpos protectores inmediatamente si espera a vacunarse contra la Tdap hasta después del parto. Esto se debe a que el cuerpo tarda unas dos semanas en crear anticuerpos después de vacunarse. Más información sobre los beneficios de la lactancia materna.

Para asegurarse de que toda su familia está al día con las vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC y hable con su proveedor de atención médica.

La varicela es una infección viral que causa una erupción que pica y se asemeja a una ampolla.  La varicela es muy contagiosa para las personas que no han padecido la enfermedad antes ni se han vacunado contra ella. El virus se propaga principalmente al tocar o respirar las partículas del virus que salen de las ampollas de la varicela, y posiblemente a través de pequeñas gotas de personas infectadas después de respirar o hablar.

Aunque la varicela es relativamente leve para algunas personas, para otras puede ser una enfermedad muy grave que conlleva complicaciones como ampollas infectadas, neumonía, trastornos hemorrágicos, inflamación del cerebro e incluso la muerte.

Antes de que se aprobara la vacuna contra la varicela en EE.UU., aproximadamente 4 millones de personas (principalmente niños) enfermaban cada año. Unas 10.600 personas fueron hospitalizadas y entre 100 y 150 morían cada año como consecuencia de la varicela. Hoy en día, gracias a la vacuna, el número de casos y hospitalizaciones por varicela ha disminuido drásticamente. Una vez que una persona contrae la varicela, el virus permanece en el cuerpo de por vida, y puede reaparecer como culebrilla una vez que la persona es mayor.

El riesgo de hospitalización y muerte por varicela aumenta en los adultos. Las mujeres embarazadas y los recién nacidos que contraen la varicela también corren el riesgo de sufrir complicaciones graves por esta enfermedad.

Síntomas

La varicela suele durar entre cinco y diez días. El síntoma más común de la varicela es una erupción que pica con pequeñas ampollas llenas de líquido que comienzan en la espalda y el pecho. Las ampollas se convierten en costras en 1 a 3 días. Es habitual que las ampollas y las costras aparezcan al mismo tiempo. Otros signos y síntomas, que pueden aparecer uno o dos días antes de la erupción, son

  • Fiebre
  • Pérdida de apetito
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio y sensación general de malestar
Prevención

La vacuna contra la varicela (también conocida como vacuna contra la varicela) es la mejor manera de prevenir la varicela en personas de todas las edades. También hay una vacuna combinada disponible para los niños llamada MMRV que combina la MMR (sarampión, paperas y rubéola) con la varicela.

Bebés y niños

Para obtener la mejor protección, su hijo debe recibir las dos dosis recomendadas de la vacuna contra la varicela. La primera dosis debe administrarse entre los 12 y los 15 meses de edad, y la segunda entre los 4 y los 6 años.

Adultos

La hospitalización y la muerte por varicela aumentan en los adultos. Si usted es un adulto que nunca ha pasado la varicela y no se ha vacunado contra ella, debe recibir dos dosis de la vacuna contra la varicela.

La vacunación contra la varicela es especialmente importante para:

  • Los profesionales de la salud
  • Personas que cuidan o están cerca de otras personas con sistemas inmunitarios debilitados
  • Profesores
  • Trabajadores de guarderías
  • Residentes y personal de residencias de ancianos y entornos residenciales
  • Estudiantes universitarios
  • Reclusos y personal de instituciones penitenciarias
  • Personal militar
  • Mujeres no embarazadas en edad fértil (para evitar complicaciones de la varicela durante el embarazo)
  • Adolescentes y adultos que viven con niños
  • Viajeros internacionales

Para asegurarse de que su familia está al día con sus vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC para niños, adolescentes y adultos, y hable con su proveedor de atención médica.

El virus del papiloma humano (VPH) es un virus común que puede causar seis tipos de cáncer: cervical, vaginal, vulvar, anal, de pene y de garganta (cáncer orofaríngeo). El VPH también causa verrugas genitales.

Alrededor de 80 millones de personas en EE.UU. están actualmente infectadas por el VPH y unos 14 millones de personas, incluidos los adolescentes, se infectan por el VPH cada año.

El VPH es tan común que casi todos los hombres y mujeres sexualmente activos se infectarán con el virus en algún momento de su vida sin necesidad de vacunarse contra el VPH. Puede transmitirse incluso cuando una persona infectada no presenta signos o síntomas.

En la mayoría de los casos, el VPH desaparece por sí solo y las personas infectadas con el virus, nunca supieron que lo tenían. Sin embargo, cuando el VPH no desaparece, puede provocar graves problemas de salud, como verrugas genitales y cáncer.

Según los CDC, cada año en Estados Unidos el VPH causa 35.900 cánceres en hombres y mujeres. ¡Eso es lo mismo que la asistencia media a un partido de béisbol! La vacuna contra el VPH podría evitar que se desarrolle aproximadamente el 90% de estos cánceres, pero sólo si se administra antes de que las personas se expongan al virus.

Síntomas

Las verrugas genitales suelen aparecer como un pequeño bulto o grupos de bultos en la zona genital. Por lo general, un profesional sanitario puede diagnosticar las verrugas observando la zona genital.

Los cánceres relacionados con el VPH no suelen presentar síntomas hasta que están bastante avanzados, son muy graves y difíciles de tratar. Por este motivo, es importante que las mujeres se sometan regularmente a pruebas de Papanicolaou para detectar el cáncer de cuello de útero (además de vacunarse contra el VPH).

No existe ninguna prueba de detección rutinaria para las enfermedades asociadas al VPH, aparte del cáncer de cuello de útero, por lo que es importante visitar al médico con regularidad para las revisiones y vacunarse contra el VPH para evitar que los cánceres se desarrollen.

Prevención

La vacunación contra el VPH es una forma de prevenir el cáncer. La vacunación contra el VPH ayuda a prevenir seis tipos de cánceres causados por el VPH, tanto en hombres como en mujeres. La vacuna contra el VPH también puede ayudar a prevenir las verrugas genitales.

Preadolescentes y adolescentes

Los CDC recomiendan que se administren dos dosis de la vacuna contra el VPH a los niños a partir de los 11-12 años de edad. La serie de vacunación debe completarse a los 13 años. La vacuna contra el VPH funciona mejor cuando se administra a los 11 o 12 años.  De hecho, la protección contra el cáncer disminuye a medida que aumenta la edad de vacunación. Los preadolescentes que reciben sus dos vacunas con menos de cinco meses de diferencia necesitarán una tercera dosis de la vacuna contra el VPH.

Si su hijo adolescente aún no se ha vacunado, hable con su proveedor de atención médica para que se vacune lo antes posible. Los adolescentes y adultos jóvenes que comienzan la serie de vacunación contra el VPH entre los 15 y los 26 años necesitarán tres dosis de la vacuna contra el VPH. También se recomiendan tres dosis de VPH para las personas con ciertas condiciones de inmunocomprometido entre los 9 y los 26 años.

Para que la serie de vacunación contra el VPH sea más eficaz, todas las dosis de la vacuna deben administrarse a su hijo antes de que tenga cualquier tipo de actividad sexual (antes de que se exponga al VPH).  No hay razón para esperar a vacunar a su hijo hasta que llegue a la pubertad o empiece a tener relaciones sexuales.

Algunos padres se sorprenderán al saber que las relaciones sexuales no son necesarias para la infección por el VPH. Es posible la transmisión oral-genital y mano-genital de algunos tipos de VPH genitales. Además, una persona puede infectarse durante su primera relación sexual.

Adultos

Se recomienda la vacunación contra el VPH a todas las personas hasta los 26 años, si no se han vacunado ya.

Los adultos de 27 a 45 años (que aún no se hayan vacunado) deberían hablar con su proveedor de atención médica sobre su riesgo de contraer nuevas infecciones por el VPH y los posibles beneficios de la vacunación. Dado que la vacuna contra el VPH funciona mejor en las personas antes de que se expongan al VPH, la vacuna podría no ser tan beneficiosa para este grupo de edad.

Seguridad de la vacuna contra el VPH

La vacuna contra el VPH proporciona una protección segura, eficaz y duradera.

Se han llevado a cabo numerosos estudios de investigación para garantizar la seguridad de las vacunas contra el VPH, tanto antes como después de que se autorizara su uso en los Estados Unidos. Antes de que la FDA autorizara el uso de las tres vacunas contra el VPH en los Estados Unidos, cada una de ellas pasó por años de pruebas en miles de personas a través de estudios clínicos. Una vez autorizadas, los CDC y la FDA han seguido controlando la seguridad de las vacunas contra el VPH a través de los cuatro sistemas de vigilancia de los Estados Unidos.

Hasta ahora se han distribuido más de 120 millones de dosis de vacunas contra el VPH en los Estados Unidos y las vacunas contra el VPH siguen teniendo un buen historial de seguridad.

Como cualquier vacuna o medicamento, las vacunas contra el VPH pueden causar efectos secundarios, pero los más comunes son leves. Incluyen dolor, enrojecimiento o hinchazón en el brazo donde se aplicó la inyección; mareos; desmayos; náuseas y dolor de cabeza. Los beneficios de la vacunación contra el VPH superan con creces cualquier riesgo potencial de efectos secundarios.Para asegurarse de que toda su familia está al día con sus vacunas, consulte los calendarios de vacunación recomendados por los CDC para niños, preadolescentes y adultos, y hable con su proveedor de atención médica.